Lunes 16.07.2018
COFRADÍAS

Galería: Jueves Santo: Procesión del Silencio

Una Plaza Nueva expectante, totalmente repleta de público, aguardaba a que el reloj del ayuntamiento marcase las doce de la noche y el comienzo del Jueves Santo lucentino. A esa hora se apagaban las luces del alumbrado público y de los comercios del recorrido oficial y el toque fúnebre del campanario de San Mateo y el sonido sordo de los tambores comenzaban a hacerse presentes en el ambiente: se abrían las puertas del templo para dar salida a la Hermandad de Tambores Enlutados del Stmo. Cristo de la Misericordia, el popular Silencio, sin duda el más "castellano" y austero de los desfiles procesionales que se celebran en nuestra ciudad. Primero los de tambor y posteriormente los de vela, los hermanos de la cofradía tomaban la calle de la Villa, el pasaje del Cristo del Silencio y la cuesta del Castillo, para llegar a un Coso repleto de público.

Fundada en 1955, en el entonces Instituto Laboral Marqués de Comares como Cofradía de estudiantes, la cofradía del Silencio procesiona un crucificado del siglo XVII y de autor anónimo procedente de la desaparecida Escuela de Cristo se veneraba en "Hospital de Niñas Huérfanas existente en la Plaza de Aguilar, hasta que en 1933 pasó a San Mateo. En los años 1969 y 1970 acompañó a esta Congregación la Hermandad de Tambores Enlutados de Baena, lo que impulsó a crear una Hermandad similar adscrita a la Cofradía y que hoy constituye una de sus principales señas de identidad.

Ayer fue su manijero Francisco Javier Gutiérrez Lora. Impresionante, un año más, el paso por la Cuesta del Castillo y el interior del paseo del Coso, en medio de la oscuridad, tímidamente rasgada por la luz de las velas portadas por los hermanos y los cuatro hachones de cera roja del recogido trono en el que se procesiona el impresionante crucificado, en medio del silencio, sólo roto por el sonido de los tambores enlutados y el toque de la trompeta. 

Espectacular y solemne la entrada en San Mateo, entre las filas de hermanos de vela y tambor arropando la imagen de este hermoso crucificado en su despedida.

Galería: Jueves Santo: Procesión del Silencio