La propuesta gana enteros con cada feria del Valle. Con la recuperación progresiva de la 'feria de día' ha vuelto también la costumbre de bajar al ferial con traje de flamenca. Cada año, por estas fechas, Lucena se viste de faralaes para celebrar su feria. Las calles del recinto y las casetas se llenan de colorido y elegancia. Actualmente, la venta de trajes de flamenca ha reflotado, coincidiendo con una nueva forma de disfrutar la Feria del Valle y con el creciente uso de estos vestidos en la Romería de Subida de la Virgen de Araceli.

El de flamenca es el único traje regional de nuestro país sujeto a la moda, se renueva cada año y sus tendencias desfilan por pasarelas especializadas antes de llegar al “real” de nuestras ferias.  

Con la experiencia adquirida durante los años, Elisabeth García, responsable de Carmen Boutique, establecimiento local especializado en moda flamenca, nos contaba hace unos días en las páginas de nuestra revista "Vive Lucena" que “los trajes  de flamenca van evolucionado cada año y para este año han vuelto sus ojos al pasado, aportando un toque retro, más clásico, donde la apuesta segura la podemos encontrar en los vestidos largos, mucho más elegantes, algunos encajes y colores como el buganvilla, coral o el amarillo” además de los favorecedores estampados en tonos pasteles, en color negro con lunar blanco y escotes en forma de barca. Además, esta temporada se llevan los volantes muy vaporosos o muy caído, pero sin llegar a ser canasteros, como era tendencia otros años. Hay también una apuesta generalizada por la manga larga frente al tirante de otros años. 

En referencia a los complementos, la moda tiende a utilizar pocos accesorios. Como en casi todo, menos es más. “Unas buenas flores en ramillete, nunca una sola, bien en tipo corona o al lado, y unos buenos pendientes. No se llevan pulseras y tampoco collares”, son las recomendaciones de los expertos en moda flamenca y hemos podido constatarlas también en nuestra feria. 

Aquí va una buena muestra de ello. Las fotos las firman Jesús Ruiz Jiménez y Joaquín Ferrer López de Ahumada. ¡Nos encantan! ¿Y a ti?