• Viernes, 26 de Mayo de 2017

Tras dos días un tanto renqueantes, la de ayer viernes fue la primera de las grandes jornadas de nuestra Feria Real del Valle. Mucho más animadas las calles del recinto ferial desde el medio día. Lleno en la zona de carpas, ocupada por una docena de colectivos, cofradías y empresarios del sector hostelero, en las que la gente sigue pidiendo más sombra, a pesar de los esfuerzos municipales por ampliar el área entoldada y de que el calor fue menos ayer. Alegría, buen humor y diversión entre quienes se acercaron a esta zona del Real para disfrutar del excelente ambiente, la buena música que dejaron sobre el escenario Baluarte, Son de Caña y Planeta 80.

La otra nota de color la ponían los caballos, a los que dedicaremos nuestras galerías de mañana domingo, así como las casetas de la zona joven, muy animadas durante la tarde, con múltiples actuaciones, que también serán protagonistas en nuestro periódico mañana.

Ya por la noche, la feria toma otro color y por primera vez desde el inicio de la feria se vieron muy animadas las calles del infierno y de las casetas tradicionales hasta bien entrada la noche. La Caseta Municipal registraba también su primer lleno para ver al cantante Álvaro Díaz. Predominio de público femenino entre la numerosa concurrencia que aplaudió a rabiar al onubense, al grito de ¡guapo, guapo!. Álvaro Díaz dejó claro que es un cantante todoterreno, que se desenvuelve con idéntico acierto en el bolero, la copla que le dio a conocer al gran público a través del consabido programa de Canal Sur Televisión o el flamenco, sin olvidar algunas baladas que entran de lleno en la música pop. Pose de "crooner" para este joven interprete que deleito al público lucentino con sus interpretaciones, arropado por una gran banda y dejando claro que no es casualidad que sume ya a sus espaldas más de 200 conciertos.

Las fotos de la feria de día son de Jesús Ruiz Jiménez.