• Sábado, 10 de Diciembre de 2016

La Agrupación de Cofradías y la cofradía de Santa Teresa critican el pregón de Lourdes Mangas por tildar de 'desafortunadas' las palabras del Obispo de Córdoba respecto a la ideología de género

Ambas entidades indican que "no compartimos la valoración o cuestionamiento hecho en dicho pregón, acerca del Obispo de nuestra Diócesis, D. Demetrio Fernández, cuando ejerce su ministerio y lo hace en comunión con la Iglesia, al cual nos adherimos". El Obispo equiparó la "ideología de género" con "una bomba atómica que quiere destruir la doctrina católica y la imagen de Dios en el hombre y la imagen de Dios Creador”.

Francisco Requerey, presidente de la Agrupación de Cofradías
Francisco Requerey, presidente de la Agrupación de Cofradías

Las juntas de gobierno de la Agrupación de Cofradías de Lucena y de la Cofradía de Santa Teresa han emitido un comunicado de prensa en el que lamentan el componente "ideológico o político" que a su juicio contenía parte del pregón en honor a la Santa de Ávila, pronunciado el pasado viernes en la iglesia de Santiago Apóstol por Lourdes Mangas del Pino.

En su nota de prensa, la agrupación considera que "un pregón religioso debe estar impregnado de espíritu religioso, con mirada puesta en la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo; así como ensalzar la vida de un santo, dado por Dios como modelo de vida cristiana, para exaltación de la fe católica e incremento de la vida cristiana".

En relación al pregón de Lourdes Mangas, las cofradías manifiestan que eran "ajenas a su contenido" para, a continuación, volver a refrendar –como ya hizo el ente agrupador de las cofradías lucentinas recientemente a raíz de la polémica suscitada por las palabras del Obispo de Córdoba, Monseñor Demetrio Fernández, en las que este equiparaba la "ideología de género" con "una bomba atómica que quiere destruir la doctrina católica y la imagen de Dios en el hombre y la imagen de Dios Creador”–  que ambas instituciones están "en total comunión con la doctrina de la Iglesia Católica, y somos conscientes del peligro que entraña la Ideología de Género" y añaden que "es el mismo Papa Francisco el que en numerosas ocasiones ha manifestado el peligro que entraña dicha ideología, porque contradice el plan de Dios, afirmando que: “Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada “género”, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencia de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia. (…) o que “la diferencia entre hombre y mujer no se da por la contraposición, o la subordinación, sino por la comunión y la generación, siempre a imagen y semejanza de Dios".

Por todo ello la agrupación y la cofradía de Santa Teresa, cuyos máximos responsables firman el documento, indica que "no compartimos la valoración o cuestionamiento hecho en dicho pregón, acerca del Obispo de nuestra Diócesis, D. Demetrio Fernández, cuando ejerce su ministerio y lo hace en comunión con la Iglesia, al cual nos adherimos" y "sentimos que se use el atril de una iglesia, para emitir valoraciones particulares y no siempre en la línea de la Iglesia, que pueden ser muy respetadas, pero fuera de dichos micrófonos".

Reproducimos a continuación lo declarado por Lourdes Mangas en su pregón a este respecto: "Las desafortunadas declaraciones del Obispo de Córdoba hace escasas semanas han llevado a elementos extraños a la Iglesia y a los propios comulgantes de nuestra religión, entre los que me incluyo, a alzar la voz en defensa de la identidad individual como algo genuino del ser humano. Y en ese ámbito es donde entra el término cuestionado y del que me posiciono públicamente en contra: “ideología de género”. Ambos enfoques, por radicales y alejados de la naturaleza del debate necesario actualmente, son contradictorios en sí mismos. No persigo, al igual que la mística de Ávila, la superioridad de la mujer al hombre; tampoco mi pensamiento tiende a sentenciar que la fisionomía es una construcción de la sociedad más que un hecho biológico. Creo en la diversidad y en su funcionalidad. Y es por ello que reivindico un ejercicio de examen de conciencia para las autoridades públicas que no atienden a los repetidos discursos que el Obispo de Roma deja a los creyentes y a los no creyentes. El acto literal de la apertura dela Iglesia debe hacerse desde la posición que Jesús adoptaría si hoy estuviera físicamente entre nosotros. Ante todo, igualdad. Sobre todo, inclusión.".