ENTREVISTA

Francisco Requerey, presidente de la Agrupación de Cofradías: "Ahora lo moderno y 'progre' es ir contra todo lo relacionado con la Iglesia, que ha de soportar todos los desprecios"

El presidente de la agrupación señala que "para una Cofradía resulta prácticamente imposible mantenerse financieramente con las cuotas insignificantes que tienen los hermanos. Hay que buscar otras fuentes de ingresos y una de esas fuentes es la santería".

Francisco Requerey, presidente de la Agrupación de Cofradías
Francisco Requerey, presidente de la Agrupación de Cofradías

Francisco Requerey Ramírez se apresta a vivir su segunda Semana Santa como presidente de la Agrupación de Cofradías de Lucena. Ha sido este último un año de cambios y renovación en numerosas hermandades lucentinas, un año también para empezar a poner en marcha las iniciativas anunciadas al inicio de su mandato. Están ya a la vuelta de la esquina unos días en los que las calles de Lucena se visten de Pasión y en los que el trabajo de la Agrupación y su Junta de Oficiales se multiplica para garantizar que todo salga como se ha previsto. Con Francisco Requerey hemos conversado no solo sobre lo que han dado de si estos 365 días que separan la Semana Santa de 2016, su primera experiencia como presidente del ente agrupador de las cofradías lucentinas, de la que está a punto de comenzar.

 

-En unas semanas afrontará su segunda Semana Santa como presidente de la Agrupación. ¿Cómo la afronta tras la experiencia adquirida en el cargo?

- Sinceramente, con la misma ilusión del primer día y con la lógica preocupación. Tened en cuenta que hay muchos cabos sueltos y que la Agrupación tiene el deber de atarlos para que todo salga bien y quedemos todos satisfechos. Además hay que coordinar a mucha gente e instituciones y todo pasa por las manos de la Agrupación de Cofradías.

 

- ¿Qué le ha sorprendido positiva y negativamente durante este año como máximo responsable de las hermandades lucentinas?

-Positivamente, que la Agrupación de Cofradías de Lucena actualmente goza del respaldo de las Cofradías y Hermandades, incluso de las que no están agrupadas, así como de las máximas instituciones civiles y militares de la ciudad. Negativamente, que hayamos sido vilipendiados pública y gratuitamente por defender nuestras creencias, pese a no habernos metido absolutamente con nadie.

 

- ¿Hay alguna novedad reseñable de cara a la Semana Santa que está a punto de comenzar?

- Todo es nuevo. Se renuevan Juntas de Gobierno, se adquieren nuevos enseres, se renuevan hermanos, cuadrillas de santeros, ilusiones y un larguísimo etcétera, encaminado a conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo. No es poca cosa.

 

- ¿Cuál es a su juicio el estado de salud de las cofradías lucentinas y de nuestra Semana Santa?

- De todos es conocida la singularidad que tienen nuestras Cofradías de Pasión y de Gloria y que las mismas trabajan para dar mayor esplendor a nuestras celebraciones. Así ha sido durante muchísimos años y, con toda seguridad, así será durante muchísimos más. Cabe recordar que son bastantes las cofradías que son centenarias, lo que demuestra que gozan de muy buena salud. De ello nos tenemos que enorgullecer.

 

- En el seno de la Agrupación, ¿son iguales todas las cofradías?

- Por supuesto que sí. Cierto es que algunas tienen más repercusión que otras por tener más devoción, más antigüedad, por contar con más hermanos o más apoyo de la santería, pero por lo que respecta a la Agrupación de Cofradías todas son tratadas de la misma forma y con idéntico respeto. Tenga en cuenta que nos dirigimos bajo los mismos estatutos y bajo el mismo régimen interno. De todas formas lo que pueda pasar en Lucena, no deja de pasar en cualquier lugar de la geografía nacional.

 

- El año pasado por estas fechas nos contaba que uno de los caballos de batalla de su mandato sería el de realzar la figura del hermano de vela. Sin embargo da la sensación de que son un elemento a extinguir salvo en casos contados.

- Lo dije el año pasado, lo vuelvo a decir éste año y lo diré en los próximos. El tesoro de las Hermandades y Cofradías son sin lugar a dudas sus hermanos y son éstos los que tienen que tener mayor protagonismo en el seno de las mismas.  Bien es cierto que las respectivas Juntas de Gobierno están haciendo lo indecible para que los hermanos acudan a los llamamiento que se les hacen y que estos hacen caso omiso a los mismos. Algo no se habrá hecho del todo bien, pero estoy seguro de que esto cambiará. No hay que perder la paciencia ni cejar en el empeño.

 

- ¿Y cómo se puede ampliar, a su juicio, la base social de aquellas cofradías que prácticamente se reducen a una junta de gobierno?

- Esas juntas de gobierno a la que se refiere, bastante trabajo tienen con  quitarles horas a sus familias y hogares para poder mantener vivas nuestras Cofradías teniendo en cuenta que aquí no hay nada obligatorio, sino todo lo contrario, voluntario. Quiza los medios de comunicación también debieran dar a las Hermandades y Cofradías mayor relevancia de la que le dan.

 

- ¿Las cofradías se han equivocado al apoyarse excesivamente en la santería? Viendo los cultos de algunas hermandades durante esta Cuaresma da la sensación de que en muchos casos el sentimiento cofrade va a menos. La santería es dominante incluso en los Vía Crucis. 

- Equivocarse no creo que sea la palabra más adecuada. Hay que tener en cuenta que para una Cofradía resulta prácticamente imposible mantenerse financieramente con las cuotas insignificantes que tienen los hermanos. Hay que buscar otras fuentes de ingresos que ayuden al sostenimiento de las mismas y una de esas fuentes es la santería. Hay quien está dispuesto a desprenderse de cantidades elevadas de dinero para otras cosas y sin embargo le cuesta desprenderse de 15 euros al año como cuota de hermano. En muchos casos te sueltan la despectiva frase a la que tanta manía le tengo de que “si los santos comen”. Con toda seguridad, si los hermanos fuesen conscientes de todo lo que se necesita para el buen funcionamiento de la hermandad y las cuotas fueran acordes con las necesidades de las mismas –y no me refiero sólo al económico–, no estaríamos tan supeditados a la santería.

Respecto a los Vía Crucis, ya en su día se hizo una observación por parte de ésta Agrupación sobre si debemos potenciar un gran Via Crucis ó seguimos con Vía Crucis dirigidos a quienes hacen caso omiso al mismo.

De todas formas, ¿quién ha dicho que las Cofradías están reñidas con la santería?. Creo que son formas distintas de vivir la Semana Santa, pero van cogidas de la mano. No veo nada malo a eso.

 

- ¿Hace unos días quedaba inaugurado el Monumento a la Santería? ¿Echa de menos otro que refrende la importancia del movimiento cofrade?

- Por lo que respecta al Monumento a la Santería, veo muy acertada la iniciativa que ha tenido el Ayuntamiento, dejando patente la importancia que tiene en Lucena la peculiar y genuina forma de llevar las procesiones. Desde mi punto de vista, hace tiempo que ese monumento tenía que haber formado parte de nuestras vidas. En Baena es muy importante el tambor y ya hace mucho tiempo que hay monumentos en sus plazas realzándolo. Respecto a un posible monumento sobre la importancia del movimiento cofrade, ya se hizo en su día y con gran acierto el monumento a la Inmaculada Concepción, patrona de la Agrupación de Cofradías de Lucena, iniciativa que partió de la propia Agrupación.

 

- ¿Considera definitivamente resueltos los problemas que en los últimos años venían generando los itinerarios de las cofradías del Domingo de Ramos?. ¿Cómo valora la solución aportada el pasado año?

- Pues sí. Fue una decisión aprobada por las partes implicadas, incluida la Agrupación de Cofradías. Todos tuvieron que ceder para llegar a un buen consenso y con ello dar solución a un problema de forma que agradara a todos. Valoro muy positivamente el acuerdo adoptado.

           

- El próximo año serán diecisiete las cofradías que realicen estación de penitencia, con la incorporación de Nuestro Padre Jesús de la Caridad en un horario inusual para el Jueves Santo.

- Todavía no se ha recibido en la Agrupación de Cofradías solicitud alguna para efectuar la Estación Penitencial de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Caridad en la mañana del Jueves Santo y, como bien dices, es un horario inusual. Lo cierto es que no coincidiría con ninguna otra. La última palabra la tendrá el Pleno de la Agrupación de Cofradías, que es el órgano legalmente establecido para aprobar el día de estación penitencia, itinerario y horarios.

 

- ¿Cómo es la relación de las cofradías con el Ayuntamiento? ¿Se han recuperado las buenas sensaciones que parecían dañadas hace no mucho tiempo?

- Salvando las demagogias, que por estos tiempos abundan bastante, la relación de la Agrupación de Cofradías con el Ayuntamiento, es de una mutua cordialidad y colaboración excelente. No se si esa buena relación se ha perdido alguna vez. Está claro que algún que otro roce se produce entre las Instituciones, pero con buena disposición y con dialogo se llega siempre a buenos acuerdos, independientemente de los “dardos envenenados” que nos lanzan.

 

- ¿Es suficiente el apoyo que brinda el Ayuntamiento a las cofradías?

- Mucho se ha escrito y criticado sobre la subvención que recibe la Agrupación de Cofradías del Ayuntamiento. Suena mucho en cuanto al importe, que dicho sea de paso considero insuficiente, ya que se distribuye entre las veintidós cofradías que realizan desfile procesional y el rendimiento no dá para mucho. Cualquier asociación recibe igual ó mayor importe, sin embargo creo que está muy claro que la repercusión económica que produce todo aquello que esté relacionado con las Cofradías y Hermandades, es muy superior a la del resto.

 

- Durante el último año algunas manifestaciones particulares del Obispo de Córdoba y algunas posturas del Obispado han generado polémica social y han llevado a algunas cofradías cordobesas y a la propia Agrupación a salir en defensa de unos postulados que no son compartidos por el conjunto de la sociedad. ¿Se han sentido incómodos u obligados a hacerlo?

- De ninguna de las maneras, es más transcribo y confirmo lo que se manifestó en su día: “Declaramos nuestra pública adhesión al Obispo de Córdoba; solo se ha hecho eco del Magisterio y de algunas declaraciones hechas tanto del Papa Francisco como del Papa Benedicto XVI; Tenemos la completa seguridad, que no estar de acuerdo con una ideología o cualquier otro planteamiento, no es intolerancia ni homofobia, es tan sólo manifestar el desacuerdo. ¿Tenemos derecho a tener otra opinión? Cualquier persona o institución demanda su libertad de expresión, sin embargo a los católicos no se nos tolera manifestarnos en contra de nada y debemos aceptar acríticamente cualquier postura impuesta; Expresamos nuestra gratitud a nuestros Obispos españoles y especialmente a D. Demetrio Fernández por sus claras y valerosas palabras e invitamos a nuestros políticos a trabajar por un mundo digno de todos y con la responsabilidad de buscar la verdad y el bien, sin  dejarse guiar por prejuicios personales, ideológicos o partidistas, pronunciamiento que se hace en el ámbito de la libertad para poder expresar cada cual sus opiniones y con el deseo de no imponer criterios. Aprovecho para recordar que han sido varias las denuncias dirigidas a la fiscalía en contra de esas manifestaciones y que las mismas han sido archivadas sin causa alguna. ¡Por algo será!

 

- A su juicio, ¿se puede ser cofrade sin asumir en toda su extensión las posturas manifestadas por el Sr. Obispo?

- La Iglesia, acoge a todo el mundo. Eso sí, tiene sus normas y dentro de las posibilidades de cada uno, hay que procurar
cumplirlas y ser consecuente con lo que profesamos.

 

- ¿Existe el riesgo de que se politicen demasiado las asociaciones religiosas?

- Politizar no. Sin embargo está claro que la Iglesia tiene más apoyo por parte de la clase conservadora. No creo que haya nada malo al respecto.

 

- En varios actos durante la Cuaresma estamos oyendo el lamento del mundo cofrade por sentirse de alguna manera ‘perseguido en tiempos de marcado laicismo'. ¿Comparte esta idea? ¿Es hoy más difícil ser cofrade?

- No es una cuestión nueva. La Iglesia ha sufrido persecución durante veintiún siglos y ahí sigue. Ahora lo moderno y lo “progre” es ir en contra de todo lo relacionado con la Iglesia y ésta tiene que soportar los desprecios dirigidos hacia ella y si alguna manifestación vertida dentro del seno de la Iglesia incomoda a alguien, nos rasgamos las vestiduras. Considero que hay dos varas de medir totalmente diferenciadas para valorar las manifestaciones de una y otra parte.

 

- Pare cerrar esta entrevista me gustaría que nos contase en qué proyectos está trabajando la agrupación en estos momentos y qué retos espera cubrir antes de que finalice su mandato como presidente del entre agrupador de las hermandades lucentinas

- Celebrar una nueva Semana Santa es siempre un proyecto nuevo y apasionante, teniendo en cuenta que se le dedican muchísimas horas y esfuerzo –tanto personal como económico– para que cuando llegue el momento este todo preparado y listo, no debiendo olvidar que todo se hace para mayor Gloria de Dios y de su Santísima Madre.

¿Reto? Ver unas estaciones penitenciales como Lucena se merece, los templos llenos de hermanos y finalmente, el deseo de que quede un buen recuerdo del trabajo realizado por la Junta de Oficiales que presido, que de manera desinteresada dedican tantas horas y esfuerzo para esta institución.

 

- Alguna otra cosa que desee añadir Sr. Requerey.

- Daros las gracias por la atención prestada y desearos a todos, una fructífera Semana Santa.