• Sábado, 10 de Diciembre de 2016

SUCESOS: RUTE

Dos guardias civiles de Rute son agredidos por un grupo de unas treinta personas al intervenir tras un tiroteo en la vía pública

En el altercado, cuyo origen pudo ser una enfrentamiento entre dos familias, fueron detenidos los cuatro autores de los disparos, uno de ellos menor de edad 

Dos agentes de la Guardia Civil de la localidad de Rute fueron agredidos el pasado día 10 tras intervenir en un tiroteo que se estaba produciendo en la calle Benamejí de esta localidad. Al parecer se estaba produciendo un tiroteo entre varias personas, por lo que hasta dicho lugar se trasladó una patrulla de la Guardia Civil junto a otra patrulla de Policía Local, donde pudieron comprobar que efectivamente se habían efectuado disparos desde el interior de una vivienda y se encontraban varias personas heridas, como consecuencia del enfrentamiento entre dos familias.

Así, cuando los agentes procedían a la detención de los presuntos autores de los disparos, unas treinta personas se abalanzaron sobre ellos y agredieron tanto a los agentes como a los detenidos, incluso golpeando con una barra de cobre en la cabeza y rostro a uno de los guardias civiles.

A pesar del altercado tumultuoso los agentes consiguieron detener a los cuatro presuntos autores de los disparos, uno de ellos menor de edad, intervinieron varias armas de fuego y lograron trasladar a los detenidos sin que sufrieran mayores daños en una situación tan difícil. Posteriormente también se procedió a la detención de uno de los presuntos agresores, concretamente el que golpeó con la barra de cobre a un guardia civil. Tres de los detenidos han ingresado en prisión, mientras que el menor y el presunto agresor han quedado en libertad.

Los servicios jurídicos de AUGC ya están asistiendo a los guardias civiles agredidos, para representarles en el Juzgado y pedir las máximas penas posibles para los agresores.

AUGC felicita públicamente a los agentes que, a pesar de la falta de personal, medios y derechos, dando muestras de una gran profesionalidad, aunque estaban siendo agredidos y en unas circunstancias tan desfavorables, mantuvieron la calma necesaria para detener y trasladar a los presuntos autores de los disparos.