DEMOGRAFÍA

Nuevo descenso de población. En seis años solo ha subido en 307 personas, frente a las 5.863 de la primera década del siglo

A la finalización de 2015, Lucena contaba con un padrón oficial de 42.615 habitantes, 82 menos que un año antes. Nada que ver con la primera década del siglo, cuando el número de habitantes de nuestra ciudad pasó de 36.445 a 42.248, con una subida media de casi 600 personas al año.

Vista aérea del centro de la ciudad. Archivo LucenaHoy
Vista aérea del centro de la ciudad. Archivo LucenaHoy

Por segundo año consecutivo, la población lucentina ha disminuido. Así lo refrendan los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, dados a conocer en la pasada sesión plenaria por el Secretario de la corporación municipal.

A la finalización de 2015, Lucena contaba con un padrón oficial de 42.615 habitantes, de los que 21.256 eran hombres y 21.359 mujeres. La cifra representa un descenso de 82 personas respecto a la misma fecha de 2014 y se suma al descenso –poco significativo, de 6 personas– registrado un año antes.

Desde el comienzo de esta década, la población de nuestra ciudad apenas ha crecido en 300 personas. Nada que ver con la primera década del siglo, cuando el número de habitantes de nuestra ciudad pasó de 36.445 a 42.248, lo que supone un incremento de 5.863 personas, con subidas anuales de casi un millar de residentes en el año 2008.

El boom industrial convirtió a Lucena en una de las ciudades con mayor crecimiento demográfico de Andalucía, con una media de casi 600 nuevos habitantes anuales durante los diez primeros años del presente siglo, gracias, en gran medida, a la atracción de la ciudad como foco de empleo. La importante llegada de población emigrante hasta Lucena –primero procedente del norte de África, después Hispanoamericana y por último de los países del este de Europa– fue entonces la principal causa del incremento de población.
 
Sin embargo, la posterior recesión económica se cebó especialmente con la ciudad, que ha visto como desaparecía progresivamente una buena parte de su industria del mueble. Con el cierre de empresas y el incremento del paro algunos optaron por marcharse. Fue a partir de 2009, con el acentúamiento de la crisis, recien superado el listón de los 42.000 habituantes, cuando el ritmo de aumento de la población local se ralentizó, hasta llegar a decrecer en estos dos últimos años.

MENOS INMIGRANTES

A finales de 2015, estaban oficialmente empadronados en Lucena 1.956 extranjeros, de los cuales un 37,73% eran rumanos. Es la primera vez que la colonia extranjera de nuestra ciudad se sitúa por debajo de las 2.000 personas desde que se superara esa cifra en 2007. Nada que ver con los casi 2.800 residentes extranjeros que habían fijado su residencia en Lucena en 2010.

Al cierre de 2014, el balance entre los que emigraron a otras zonas y quienes vinieron a Lucena ya era claramente negativo, con 1.256 salidas por 1.059 entradas, cantidad en la que hay que contabilizar tanto a la población extranjera como a la nacional. Solo la diferencia positiva entre nacimientos y defunciones, con 474 niños nacidos por 319 fallecimientos, han hecho que el descenso de la población lucentina no haya sido más drástico.

Los datos de estos últimos años y el evidente estancamiento demográfico de la ciudad, hace que parezca poco probable que se cumplan las previsiones del Instituto de Estadística y Cartografía (IEC) de la Junta de Andalucía, que hace unos años apuntó que la población de Lucena superará por primera vez los 50.000 habitantes en el año 2035.