PRESUPUESTOS 2017

PP y Ciudadanos prestan su voto al PSOE para sacar adelante los presupuestos municipales para 2017

Los nuevos presupuestos ascienden a 39,1 millones de euros y suponen un incremento del 1,56% con respecto al ejercicio de 2016. 

Un momento de la sesión plenaria
Un momento de la sesión plenaria

El pleno del Ayuntamiento de Lucena ha aprobado esta mañana con los votos favorables del PSOE, PP y Ciudadanos el presupuesto municipal para 2017.  Izquierda Unida ha votado en contra y el concejal no adscrito, Vicente Dalda, no ha asistido a la sesión plenaria.

Los nuevos presupuestos ascienden a 39,1 millones de euros y suponen un incremento del 1,56% con respecto al ejercicio de 2016.

La concejal de Hacienda, Araceli Bergillos, ha destacado que el nuevo presupuesto incrementa en un 14,68% las partidas destinadas a Servicios Sociales y Promoción Social, que suben hasta 4,3 millones de euros, reforzando al mismo tiempo la apuesta por hacer de Lucena una ciudad moderna, emprendedora y atractiva para inversores desde el turismo, la economía colaborativa y el comercio.

“Este presupuesto consolidará la recuperación económica del municipio” ha asegurado la edil lucentina, para quien las cuentas municipales para el 2017 reflejan “el sentir de un equipo de gobierno que sitúa sus preferencias en la creación de empleo sostenible, de calidad y sin argumentos para la precariedad”.

En su desglose económico por áreas, Bergillos ha citado como grandes proyectos de un presupuesto definido como ”sensato” y “coherente” un plan de actuaciones en vía pública superior a los 800.000 euros orientados principalmente a eliminar barreras arquitectónicas en un guiño a la declaración del 2017 como Año de la Accesibilidad; un plan de inversiones que crece hasta los 2,1 millones de euros para atender, entre otras actuaciones, la mejora de la red de saneamiento en el entorno del río Lucena, la primera fase del Plan de Eficiencia Energética y la ampliación de las infraestructuras del polígono industrial Los Santos para consolidación e instalación de nuevas empresas.

La responsable municipal de Hacienda también ha defendido que los nuevos presupuestos reflejan el sentir de la ciudadanía tras un proceso de participación ciudadana “pionero” en Lucena, destinando 480.000 euros a actuaciones previamente indicadas por los vecinos a través de plataformas digitales y asambleas presenciales.

Todos los grupos políticos de la oposición han coincidido en calificar el presupuesto como "continuista", aunque solo Izquierda Unida ha criticado abiertamente la propuesta del equipo de gobierno, enriquecida con las aportaciones de los distintos grupos, destacando PP y Ciudadanos, la predisposición del equipo de gobierno a asumir las iniciativas planteadas por estos partidos. 

LA OPOSICIÓN COINCIDE EN CALIFICAR LOS PRESUPUESTOS COMO "CONTINUISTAS"

Para la hoy portavoz del PP, María de la O Redondo, “el presupuesto para el 2007 se resume en una sola palabra: continuista”, asegurando la edil popular que el Ayuntamiento “funciona de forma autonómica” con unas prioridades de actuaciones en los barrios que “ya veremos finalmente cómo quedan porque este año no han ejecutado lo que decían el año pasado”. La concejala popular se ha referido a los presupuestos participativos como “un modelo no acertado que habrá que mejorar de cara a futuros años”. Además, el PP restó importancia a la apuesta social de los presupuestos defendida por el PSOE, indicando que las partidas de promoción social solo se incrementa en 150.000 euros por el incremento de la subvención de la Junta de Andalucía". Por otra parte, Redondo definió como "gran fracaso de 2016" las políticas municipales de empleo, indicando que "el vivero de empresas llegará con dos años de retraso" y preguntándose "cuánto se ha gastado en 2016 de los 1,2 millones de euros anunciados a través del plan de empleo joven".

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Purificación Joyera, definió el presupuesto elaborado por el equipo de gobierno como “una propuesta continuista, sin rumbo ni dirección política” que se dedica básicamente a “mantener los servicios y al personal municipal, que no es poco, pero que no responde a los objetivos mantenidos por el PSOE en campaña electoral”. A juicio de Joyera, "más que un plan que pueda iniciarse el 1 de enero nos presentan un carta de deseos, en la que las grandes apuestas están sujetas a la llegada de subvenciones" y en la que “se echan en falta los grandes proyectos” y más partidas presupuestarias para “fomentar la creación de empleo”. En ese sentido, Joyera pidió “coordinación política” para gestionar un presupuesto en el que “las grandes actuaciones están sujetas a subvenciones de otras administraciones”.

Finalmente, el portavoz de IUCA, Miguel Villa, justificó el voto en contra de su grupo en “la ausencia de proyecto político y perfil social” de la propuesta presentada por el PSOE, indicando que aludiendo durante su intervención a la oportunidad perdida por “no haber elaborado un presupuesto social claramente de izquierdas”, fruto, en su opinión, de “una acción de gobierno que no tiene un horizonte político”. El edil lucentino reconoció que las actuaciones recogidas “son necesarias para Lucena, pero pueden esperar ante una ciudad con 5.000 desempleados y con Caritas y Cruz Roja desbordadas”, concluyendo que se han establecido preferencias que “abandonan la vía del bienestar social que defiende el PSOE”. Para Villa "no se sabe si es el presupuesto del PP con el voto del PSOE o viceversa". Y es que según Villa, "les hemos ofrecido un pacto de izquierdas y han preferido hacerlo con la derecha".

Además Villa denunció que el equipo de gobierno "no ha cumplido los compromisos presupuestarios establecidos el pasado año", indicando como ejemplos que "de los 57.000 euros presupuestados para cubrir necesidades energéticas de familias con problemas económicos solo se han ejecutado 2.000 euros" o que "de los 140.000 euros del programa de emergencia social han sobrado 30.000 euros, que se han aumentado en fiestas o publicidad".

En respuesta a Villa, la edil de Hacienda, Araceli Bergillos aseguró que el ayuntamiento de Lucena destina a políticas sociales 102 euros por habitante y año, muy por encima de los 78,9 euros de la media nacional.