ACCESIBILIDAD

El ayuntamiento actuará en La Calzada para reducir las barreras arquitectónicas denunciadas al Defensor del Pueblo por los vecinos

El tema fue enviado al Defensor del Pueblo por Antonio Marín Campaña, un agricultor que sufrió un accidente que le destrozó ambas rodillas y que tras regresar a su domicilio, en el número 75 de la calle La Calzada, comprobó que le resultaba imposible salir de su casa en silla de ruedas de forma autónoma, siquiera para asistir a la rehabilitación, recibiendo la adhesión de numerosos vecinos en las redes sociales y el apoyo de sus vecinos.

Antonio Marín Campaña envió la queja al Defensor del Pueblo denunciando las barreras arquitectónicas que ahora parece que van a ser subsanadas, siquiera parcialmente
Antonio Marín Campaña envió la queja al Defensor del Pueblo denunciando las barreras arquitectónicas que ahora parece que van a ser subsanadas, siquiera parcialmente

El concejal de Urbanismo, José Cantizani, mostró ayer la disposición municipal para acometer una mejora de la accesibilidad en la zona de La Calzada. Cantizani hacía pública esta intención en el marco de un punto del orden de día en el que se daba cuenta del interés mostrado por el Defensor del Pueblo Andaluz respecto a la supresión de barreras arquitectónicas en esta calle a raíz de la denuncia formulada en este sentido por Antonio Marín Campaña, un agricultor lucentino de 37 años, que sufrió un accidente que le destrozó ambas rodillas y que tras recibir el alta y regresar a su domicilio, en el número 75 de la calle La Calzada, comprobó que le resultaba imposible salir de su casa en silla de ruedas de forma autónoma, siquiera para asistir a la rehabilitación, recibiendo la adhesión de numerosos vecinos en las redes sociales y el apoyo de sus vecinos.

La petición de información solicitada por el Defensor del Pueblo en dos ocasiones, fue contestada por Cantizani de forma escueta, indicando el Ayuntamiento "estudiará" el caso y "actuará en función del presupuesto disponible". Ayer Vicente Dalda señaló que dicha respuesta contradice lo expresado en su día en el pleno por el propio Cantizani cuando afirmó que esa actuación era inviable debido al importante desnivel de la calle, mientras que desde la bancada popular, Julián Ranchal recriminó al equipo de gobierno la tardanza con la que se contestan los escritos del Defensor del Pueblo, reseñando que es una "obligación legal" hacerlo.

Cantizani señaló que el tema ha sido estudiado en la Comisión de Accesibilidad y que, aunque es imposible realizar un proyecto que respete la normativa vigente sobre barreras arquitectónicas debido a la orografía del terreno, se ejecutará una actuación que elimine parcialmente los problemas actuales y mejore la accesibilidad de esta calle, como ya se ha hecho en la calle Tras la Parra.

El edil de Urbanismo añadió que, si no se contestó antes al Defensor del Pueblo, fue porque se estaba a la espera de conocer si desde la Diputación se convoca el programa de construcciones financieramente sostenibles, para incluir esta actuación con cargo al mismo, algo que de momento no ha sucedido. No obstante, Cantizani añadió que si dicho programa no se convocase de cara al verano se estudiaría una modificación de crédito para acometer los trabajos, habida cuenta de que esta obra no está incluida en los presupuestos municipales para este ejercicio.