• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

URBANISMO

Dalda muestra su rechazo al convenio de cesión al ayuntamiento de dos calles privadas situadas junto al edificio multicines, aprobado en el pasado pleno

El concejal no adscrito considera que el citado convenio solo representa ventajas para los propietarios de las dos calles y muestras extrañeza por la rapidez con la que se ha tramitado –menos de un mes–

Las dos calles objeto de este convenio urbanístico
Las dos calles objeto de este convenio urbanístico

El concejal no adscrito Vicente Dalda, ha mostrado públicamente su rechazo al convenio urbanístico aprobado en la pasada sesión plenaria por todos los grupos políticos y a través del cual el consistorio se convierte en titular de la calle paralela al río Lucena que da acceso al aparcamiento subterráneo del multicines  y al vial de servicio situado a las puertas de los establecimientos AMA y MGI, junto a la rotonda de la carretera de Cabra.

Dicho convenio, aprobado a instancias de los propietarios de estas dos calles y de los locales que albergan las empresas antes reseñadas, tiene para el ayuntamiento una contrapartida que Dalda considera excesiva, toda vez que, además de asumir en lo sucesivo el mantenimiento y limpieza de las mismas –como en cualquier otra calle del municipio– el Ayuntamiento asume los costes derivados de la redacción de cualquier documento urbanístico previo a la edificación restante de la parcela –501 metros cuadrados de suelo, con una superficie edificable de 2017.78 metros cuadrados– así como de "cuantos cargos, impuestos, tasas o tributos se deriven de la segregación de la superficie cedida" y los gastos que pudieran derivarse de las obras de adecuación o urbanización de la misma. 

Según Vicente Dalda, este convenio "solo representa ventajas para los propietarios" de las dos calles que ahora se ceden, y que dan a acceso a locales igualmente de su propiedad que mantienen arrendados "por lo que en ningún caso iban a cerrar el tránsito rodado por las mismas". 

Dalda mostró su extrañeza por la rapidez con la que ha sido tramitado este expediente, que tuvo entrada en el Ayuntamiento el 12 de julio y fue aprobado por el pleno el 8 de agosto y su sospecha de que tras este acuerdo se pueda estar encubriendo algún tipo de irregularidad urbanística relacionada con la utilización por parte del ayuntamiento de suelos de los propietarios de estas dos calles como lugar de acopio durante las obras de construcción del puente de la carretera de Cabra, asunto al que también alude el convenio.