CARRETERAS

La Junta inicia los trabajos previos para la construcción de la variante de Lucena en la A-331 con una inversión de 7,3 millones

La actuación, que tiene un plazo de ejecución de 20 meses, ha obtenido el informe ambiental favorable

Punto de arranque de la nueva carretera, junto al Parque de Bomberos y la estación de servicio BP
Punto de arranque de la nueva carretera, junto al Parque de Bomberos y la estación de servicio BP

La Consejería de Fomento y Vivienda ha comenzado los trabajos previos para la construcción de la variante de Lucena en la A-331, que supondrá una inversión total de 7,3 millones de euros y tiene un plazo de ejecución de 20 meses

Los trabajos han comenzado con el replanteo del eje y la localización de los servicios afectados. Asimismo, se está procediendo a la retirada de olivos para permitir la ejecución de las obras.

Esta infraestructura evitará el paso de los vehículos por el centro urbano en el itinerario de esta carretera que une la Autovía del Olivar (A-318) con las localidades de Rute e Iznájar. La actuación fue adjudicada en el año 2010, aunque no se inició debido a la crisis económica y al ajuste presupuestario. Desde el comienzo de la legislatura, la Consejería está reactivando aquellas intervenciones priorizando las obras que se encontraban en ese momento en un nivel elevado de ejecución y las que, como es el caso de la variante de Lucena, representan un nivel significativo de rentabilidad social y económica para la comarca en la que se ubican.

Para reactivar de nuevo la actuación ha sido necesario solicitar nuevamente la autorización ambiental, que obtuvo informe favorable de la Delegación territorial de Medio Ambiente en Córdoba el pasado mes de marzo.

La delegada territorial de Fomento y Vivienda en Córdoba, Josefa Vioque, ha destacado que estas obras “supondrán una gran mejora para la localidad, que no tendrá que soportar los inconvenientes del tráfico de media distancia, ganando en calidad de vida para la población”.

Esta nueva infraestructura, de más de cuatro kilómetros de longitud, rodeará el núcleo urbano por el noreste, evitando el paso de los vehículos de largo recorrido por el centro de la ciudad. Esta futura vía conectará con la Autovía del Olivar mediante una glorieta que forma parte del enlace norte del tramo Lucena–Cabra, actualmente en servicio, por lo que desde la variante se accede directamente a la nueva autovía. La conexión con la A-331, al final de la variante, se realiza mediante una intersección en T con carril central de espera.

Los últimos 260 metros aprovechan la actual A-331, mientras que el resto del trazado se desarrolla en variante. Las obras de la nueva carretera incluyen la reposición de los caminos afectados y de la vía pecuaria (Camino de la Torca) mediante pasos a diferente nivel. La infraestructura contará con una calzada de un carril para cada sentido de 3,5 metros y arcenes de 1,5 metros.