DIPUTACIÓN PROVINCIAL

El PP quiere que la Diputación incluya en sus presupuestos para 2018 la finalización del Centro Comarcal de Servicios, iniciado en 2009 en el Pilar de la Dehesa

Los populares consideran que la crisis que motivó la paralización del proyecto ha pasado y la Diputación está ya en disposición de licitar una segunda fase del proyecto, cuyo coste estiman entre 800.000 y 1.000.000 de euros. 

Andrés Lorite, junto a Paco Huertas, Francis Aguilar y Manuel Barea, ediles del PP en el ayuntamiento de Lucena
Andrés Lorite, junto a Paco Huertas, Francis Aguilar y Manuel Barea, ediles del PP en el ayuntamiento de Lucena

El portavoz del PP en la Diputación de Córdoba, Andrés Lorite, anunció ayer en Lucena que su partido solicitará a la Diputación Provincial que incluya en su presupuesto de inversiones para el próximo ejercicio la finalización de las obras del edificio del Centro Comarcal de Servicios de la Diputación en el Pilar de la Dehesa, gestado hace más de una década y paralizado desde 2010, para que el mismo pueda entrar en funcionamiento en 2019.  

En 2005, siendo alcalde de Lucena, José Luis Bergillos, y presidente de la Diputación Provincial de Córdoba, Francisco Pulido, comenzó a hablarse de esta infraestructura comarcal de la Diputación Provincial de Córdoba en Lucena. En 2007 se firmó el acuerdo de cesión de los terrenos municipales del Polígono Industrial del Pilar de la Dehesa en los que se asienta, junto al futuro vivero de empresas y la discoteca Palko. A mediados de 2009 se adjudicaron en casi 600.000 euros más IVA las obras de la primera fase y a finales de ese año ya estaban concluidas. Incumplidos los plazos, el Ayuntamiento incluso estaría habilitado para solicitar la reversión de los terrenos.

Según Lorite, tres corporaciones sucesivas, incluida la presidida por el PP, han pasado sin se retomen las obras, debido a la crisis económica y la importante deuda arrastrada por la Diputación, que durante a la llegada al ente provincial del PP se situaba por encima del 110% del presupuesto, que impedía acceder a préstamos.

Sin embargo los populares consideran ahora que la situación de la Diputación ha cambiado sustancialmente y esta entidad estaría ya en disposición de licitar una segunda fase del proyecto, cuyo coste estiman entre 800.000 y 1.000.000 de euros. 

Este edificio se diseño con el objetivo de que albergara el Servicio Comarcal de Arquitectura y Urbanismo de la Diputación (SAU), actualmente disperso en varias localidades del sur de la provincia, una oficina de Hacienda Local y una planta asfáltica, entre otras dependencias.