SE HAN SUSTITUIDO UNOS 8 DE LOS 58 METROS DE LA CALLE, EN EL MARCO DE LAS OBRAS EN EJECUCIÓN EN LA CALLE 'TRAS LA PARRA'

Vecinos de la calle El Lagar piden al ayuntamiento la sustitución de la antigua tubería de abastecimiento de fibrocemento por sus riesgos para la salud

Los vecinos consideran que "con esta medida los 18 niños que viven en la calle evitarían el riesgo que supone que el agua potable circule por dichas tuberías" y mantienen que "la actual legislación exige la retirada y sustitución de toda tubería de amianto, cuando se descubre".

La antigua tubería de fibrocemento de la calle El Lagar ha sido conectada a la nueva de polietileno incluida en las obras de la calle Tras la Parra
La antigua tubería de fibrocemento de la calle El Lagar ha sido conectada a la nueva de polietileno incluida en las obras de la calle Tras la Parra

Los vecinos de la calle El Lagar, contigua a la calle La Parra, en la que se están realizando actualmente obras de pavimentación y dotación de nuevas infraestructuras, han presentado al Ayuntamiento de Lucena un escrito por el cual solicitan la retirada de la antigua tubería de fibrocemento que da abastecimiento a la citada calle y su sustitución por otra de polietileno.

Los vecinos indican que con motivo de las obras de la calle La Parra ya se han sustituido 8 de los 58 metros de tubería de esta vía urbana y solicitan que la citada actuación se prolongue al resto de la calle, habida cuenta de que este tipo de canalizaciones, que contienen amianto, un material considerado cancerígeno y cuyo uso está actualmente prohibido, están siendo retiradas en todo el país.

El fibrocemento fue uno de los materiales más usados en España entre 1940 y finales del siglo pasado, especialmente en todo lo relacionado con aislamientos, tanto por lo barato que era como por su flexibilidad.

La comercialización del fibrocemento se canceló en España en el año 2001, pero aún no se ha llevado a cabo su sustitución total en aquellos lugares donde está ni afrontado el problema de salud pública que genera.

Los vecinos consideran que "con esta medida los 18 niños que viven en la calle evitarían el riesgo que supone que el agua potable circule por dichas tuberías" y mantienen que "la actual legislación exige la retirada y sustitución de toda tubería de amianto, cuando se descubre".

Para el vecindario de esta calle, el coste de sustitución de la tubería no sería excesivamente elevado, y no implicaría en este momento la ejecución de otros trabajos complementarios, que podrían esperar a próximos ejercicios.

Las obras de la calle Tras la parra fueron adjudicadas a la empresa Construcciones Antonio Espejo Jiménez en 31.895 euros más IVA y están próximas a su conclusión, siendo continuación de las ejecutadas el pasado año en la misma zona por el consistorio lucentino.