• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

ACUARELA DE BARRIOS, LUCENA ACOGE Y COLECTIVOS LIGADOS A SERVICIOS SOCIALES

Galería: Una convivencia polifacética e intercultural en la Biblioteca culmina la Semana de la Tolerancia

Desde las 17:00 horas de este viernes, los niños que asisten a la Ludoteca de Invierno pintaron un mural, plasmando derechos y obligaciones de los menores y mensajes vinculados a los Derechos Humanos

Presentación del cuentacuentos de la Fundación Tres Culturas.
Presentación del cuentacuentos de la Fundación Tres Culturas.

El programa Tres con libros, propalado por la Fundación Tres Culturas, reivindica “el carácter positivo que tiene la palabra frontera”. Y a través, por ejemplo, de la obra Mi miel, mi dulzura se propone “un viaje, una lectura, para conocer a los vecinos de la orilla de enfrente; para entender a los que cruzan el mar y acercarnos mejor a los que conviven aquí, conformando nuestra sociedad plural, pero tienen allá sus raíces”.

Asociaciones y participantes de los talleres que promueve la Delegación de Servicios Sociales y los colectivos Lucena Acoge y Fundación Acuarela de Barrios se mezclaron para culminar la Semana de la Tolerancia.

Desde las 17:00 horas de este viernes, en el interior y exterior de la Biblioteca Pública Municipal, los niños que asisten a la Ludoteca de Invierno pintaron un mural, plasmando derechos y obligaciones de los menores y mensajes vinculados a los Derechos Humanos.

Seguidamente, la cantante árabe Imán Kandoussi y la mediadora española Roxana Martínez interpretaron la lectura de Mi miel, mi dulzura, un relato creado por el autor Miche Piquemal. Esta sesión del club de lectura la ofreció la Fundación Tres Culturas y presentó la actividad Manuel Garrido, colaborador de esta entidad. El texto cuenta la historia de Jadiya y sus padres, que habían nacido al otro lado del mar. Y todos los veranos tomaban el barco en Málaga para ir a ver a su familia en el poblado, cerca de Chott el-Yerid. A Jadiya le encantaba volver a aquel país, que era un poco el suyo. Los caminos polvorientos abrasados por el sol, los higos chumbos, los dátiles comidos a puñados, los baños en el río, pero, por encima de todo, le encantaba encontrarse con su abuela Zhora.

Seguidamente, los presentes degustaron dulces típicos marroquíes, brasileños, colombianos y españoles, así como té verde con hierbabuena, común en Marruecos. La Escuela de Rap de la Fundación Acuarela de Barrios clausuró esta iniciativa cantando música contra el racismo y a favor de la integración.  

IMG_3336

IMG_3352

IMG_3356

IMG_3357

IMG_3364

IMG_3379

IMG_3385

IMG_3399

IMG_3407

IMG_3414