ROSA ALCÁNTARA

GALERÍA: Más de un centenar de equinos y un millar de personas han pasado por la Feria de Ganados, que este año ha sumado demostraciones de labores agrarias tradicionales

Cuatro yuntas de mulos dirigidas por Domingo Luna y Antonio Cobos y sus respectivos hermanos, han realizado tareas tradicionales, actualmente mecanizadas, con la ayuda de útiles de labranza como la 'vertedera' o arado, la 'binadora' o 'araña' y las 'rastras'.

Una de las yuntas que ha realizado tareas tradicionales de labranza durante la Feria de Ganados
Una de las yuntas que ha realizado tareas tradicionales de labranza durante la Feria de Ganados

Las ferias y mercados de ganado, como fenómeno económico y social, han tenido una gran importancia en el desarrollo de las grandes comarcas y ciudades andaluzas. Las ferias solían celebrarse en los momentos en las que los vecinos disponían de dinero, tras la venta de las cosechas, para hacer las compras más importantes del año. En torno a estos procesos eminentemente mercantiles se celebraban otro tipo de actos más centrados en aspectos lúdicos, como corridas de toros, verbenas o funciones teatrales, con el objetivo de atraer al mayor número posible de gente.

Con el paso del tiempo y el avance imparable de la mecanización de nuestros campos, estas ferias de ganado dejaron de tener la repercusión que mantuvieron durante siglos, quedando solo su vertiente más festiva, dando lugar a las ferias veraniegas que se celebran por toda la geografía nacional. 

La Feria Real de Nuestra Señora del Valle comparte los mismos orígenes. Fue en 1630 cuando se celebró la primera feria de mercaderes en la Plaza Nueva, siendo una de las más grandes de Andalucía junto a Baena, la capital cordobesa y Alcalá la Real. En la actualidad, pese a que el sentido de la feria de septiembre es totalmente distinto, sigue celebrándose la Feria del Ganado, situada desde hace un par de años en el paraje del Cascajar, donde cada año participan más personas.

El evento, organizado actualmente por la Sociedad Ecuestre “Los Cabales” con la colaboración de las delegaciones de Fiestas y Agricultura del Ayuntamiento de Lucena, se ha pasado este año al domingo para atraer a un mayor público. En la feria han participado según la organización en torno a 120 cabezas, entre caballos, yeguas, potrillos y pollinos, registrando una gran afluencia de público.

Este año, además, como novedad, la feria incluía una demostración de mulos en labores agrícolas. “Cada año vienen más personas a disfrutar de la feria por lo que es necesario aportar algo nuevo, en esta ocasión se quiere dar a conocer el trabajo de los mulos en los campos”, señala Antonio del Pino, presidente de la Sociedad Ecuestre “Los Cabales”. Cuatro yuntas de mulos dirigidas por Domingo Luna y Antonio Cobos y sus respectivos hermanos, han realizado tareas tradicionales, actualmente mecanizadas, con la ayuda de útiles de labranza como la 'vertedera' o arado, la 'binadora' o 'araña' y las 'rastras'.

“Intentamos crear un escaparate para los tratantes que trabajan alrededor del sector ganadero y que la feria se desarrolle en una ambiente agradable que favorezca los tratos”, indicaba Antonio Del Pino, que hablaba con satisfacción de la gran afluencia de público, en torno a un millar de personas según la organización. 

No obstante, Del Pino señala que hoy este tipo de ferias sirven principalmente como germen de futuras transacciones de ganado. El control al que están sometidas las cabañas ganaderas, los tramites para efectuar la compra y venta de animales o su transporte no son tan sencillos como antaño, por lo que la feria se convierte, sobre todo, en punto de encuentro y contacto para avanzar futuras compras.

IMG_1732

IMG_1733

IMG_1736

IMG_1743

IMG_1746

IMG_1750

IMG_1752

IMG_1754

IMG_1757

IMG_1760

IMG_1761

IMG_1764

IMG_1766