Los refugiados acogidos por Lucena Acoge pasan a la segunda fase del programa de Protección Internacional

Lucena Acoge hace un llamamiento a toda persona propietaria de una vivienda que quiera alquilar. Desde la organización se garantiza el pago de la renta de la misma así como el cuidado y uso responsable del inmueble.

Participantes en un programa de alojamiento temporal de mujeres inmigrantes con hijos desarrollado por Lucena Acoge. Archivo
Participantes en un programa de alojamiento temporal de mujeres inmigrantes con hijos desarrollado por Lucena Acoge. Archivo

Transcurridos seis meses desde la llegada a nuestra ciudad de los primeros solicitantes de Protección Internacional, conocidos popularmente como refugiados, éstos pasarán a la segunda fase del proceso diseñado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Según indica la organización Lucena Acoge, encargada de su atención en nuestra ciudad desde su llegad, "el hecho de que avancen a una nueva etapa dentro de su proceso de integración, propiciará que los mismos puedan ganar un mayor grado de independencia, toda vez que serán ellos mismos los que podrán alquilar viviendas, abandonando el recurso que ha puesto a su disposición hasta este momento nuestra asociación".

Sin embargo, ello no implicará que los “refugiados” se desliguen de Lucena Acoge, toda vez que desde esta organización "seguiremos trabajando con ellos profundizando en la enseñanza del castellano, formación socio-laboral y asistencia jurídica, además de seguir supervisando y apoyando el desarrollo de la segunda fase en la que entran ahora".

Desde Lucena Acoge han querido mostrar su agradecimiento "a los voluntarios que han puesto su granito de arena para colaborar en este proyecto y a entidades como la Asociación de Alumnos de la Escuela Oficial de Idiomas “Babilon” con la que se ha firmado un convenio de colaboración". Gracias al mismo, los refugiados están generando relaciones sociales con personas locales, además de estar practicándose un intercambio de idiomas, árabe, francés, inglés, castellano, que está favoreciendo tanto a los propios solicitantes como a los lucentinos miembros de la asociación.

Ahora Lucena Acoge hace un llamamiento a toda persona que sea propietaria de una vivienda que quiera alquilar para que pase por su sede –calle Hoya del Molino 28. Local– , de cara a conocer las condiciones de un posible alquiler de la misma. Desde Lucena Acoge, se garantizará el pago de la renta de la misma, a un precio de mercado normal, así como el cuidado y uso responsable del inmueble.

El dispositivo implementado por Lucena Acoge desde el pasado verano para recibir a un máximo de 12 solicitantes de asilo cristalizó en la llegada progresiva a la localidad, desde noviembre pasado, de 11 refugiados –todos ellos hombres- procedentes de diferentes puntos de África y Oriente Próximo, como Siria, Guinea, Camerún, Marruecos o Sierra Leona, todos varones.

A esta primera etapa, fijada en seis meses, prorrogable a nueve en el caso de personas especialmente vulnerables, le suceden otras dos, también limitadas a medio año, en las que, paulatinamente, se les otorga mayor autonomía, reduciendo el grado de las ayudas, aspirando a lograr su total inserción en la sociedad.