• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

LUCENA SE SUMA A LA CELEBRACIÓN DE ESTA JORNADA

El primer Día Internacional de la Ciudad Educadora apuesta por considerar a la enseñanza como "un motor de cambio"

A la celebración de esta primera edición, Lucena se suma asumiendo el Manifiesto de Ciudades Educadoras, que refuerza el compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible

El 30 de noviembre es el Día Internacional de la Ciudad Educadora. ARCHIVO
El 30 de noviembre es el Día Internacional de la Ciudad Educadora. ARCHIVO

Lucena celebra este 30 de noviembre la primera edición del Día Internacional de la Ciudad Educadora, una iniciativa de la Asamblea General de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras (AICE) que pretende contribuir a la consecución de la Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible, elaborada mediante un diálogo entre los estados miembro de las Naciones Unidas, los gobiernos locales, la sociedad civil, el sector privado y otros agentes.

A la celebración de esta primera edición, Lucena se suma asumiendo el Manifiesto de Ciudades Educadoras, que refuerza el compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible y, concretamente, garantizando una educación inclusiva y de calidad, como motor de desarrollo personal y colectivo y de transformación urbana a favor de unas ciudades más justas, solidarias e interculturales.

De igual forma, se propone un modelo político de ciudad que sitúa a las personas en el centro de nuestras prioridades y que, partiendo de la educación, da coherencia, dinamismo y sentido a nuestra acción, como herramienta de transformación social, de cohesión y de respeto mutuo. Las ciudades educadoras se disponen a trabajar para que la educación sea eje transversal de todas las políticas locales, tomando conciencia y reforzando el potencial educador de las actuaciones y programas de salud, ambiente, urbanismo, movilidad, cultura, deporte. Por tanto, se aspira a democratizar el acceso a todos los bienes de la ciudad, para que cada uno de sus espacios sea fuente de educación, y para que toda persona pueda vivir, disfrutar y emanciparse, aprovechando al máximo las oportunidades que la ciudad ofrece para alcanzar sus expectativas con una actitud cívica y democrática.

Finalmente, se aboga por una democracia participativa sumando las propuestas y el esfuerzo de la sociedad civil por construir juntos ciudades mejores, que no dejen a nadie al margen. Para lograr este objetivo, se recurre a la educación ciudadana y con el establecimiento de los mecanismo necesarios para elaborar, implementar y evaluar las políticas públicas contando con la participación de una ciudadanía activa, dotada de espíritu crítico, comprometida y corresponsable.