• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Teresa Alonso asegura que las últimas noticias de la Consejería de Salud ofrecen una salida para mantener la gestión municipal y pública del Centro de Atención Temprana

Todos los grupos habían pactado una moción plenaria de apoyo al CAIT de Lucena que finalmente no fue debatida. El problema se suscitó a raíz de un informe de la Secretaría Jurídica de la Consejería de Salud que planteaba la necesidad de su privatización o gestión desde la propia administración andaluza de estos centros.

Personal y autoridades locales durante la inauguración de la sala multisensorial del CAIT de Lucena. Archivo LucenaHoy
Personal y autoridades locales durante la inauguración de la sala multisensorial del CAIT de Lucena. Archivo LucenaHoy

La concejal de Servicios Sociales del ayuntamiento de Lucena, Teresa Alonso, anunció ayer que la Consejería de Salud ha comunicado al ayuntamiento de Lucena que el Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) podrá seguir manteniendo su actual carácter público y municipal tras una semana de marcada incertidumbre sobre el futuro de este tipo de centros en toda la comunidad autónoma andaluza, que ha despertado el temor a perder sus puestos de trabajo entre los empleados de dichos centros y a ver modificados los tratamientos que reciben los niños y niñas atendidos en los mismos entre los padres.

El problema se suscitó hace unos días a raíz de un informe de la Secretaría Jurídica de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía que ponía en entredicho la legalidad de los convenios que mantiene la Junta de Andalucía con numerosos ayuntamientos andaluces para la prestación de este servicio y planteaba la necesidad de su privatización o gestión desde la propia administración andaluza.

Todos los grupos políticos habían consensuado una moción en apoyo al carácter público del CAIT de Lucena. sin embargo las palabras tranquilizadoras de la edil socalista motivaron que la misma ni siquiera fuese debatida.

 
EL CAIT DE LUCENA
El Centro de Atención Temprana de Lucena es uno de los más antiguos y pioneros en Andalucía y da servicio a más de un centenar de niños y niñas de Lucena y comarca. Inició su actividad en el año 1996. Originariamente, se ubicó en un local cedido por Amara, luego se trasladó a la calle Jaén –actual sede de la Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental (Faisem)- y, finalmente, modificó su emplazamiento a un inmueble municipal de la calle Málaga. Incluye una recepción, cuatro salas de terapias, una sala de reuniones de la Delegación de Sanidad, una habitación para juegos simbólicos y un cuarto dedicado a la psicomotricidad, así como una sala "multisensorial" inaugurada en 2015.
 
El Centro Municipal Infantil de Atención Temprana oferta diferentes programas: atención temprana, fisioterapia, hidroterapia –actividad externa realizada en las piscinas públicas municipales, evaluación, diagnóstico, asesoramiento y orientación familiar, abordando carencias físicas, psíquicas y sensoriales.

Cuenta con psicólogas, encargadas de la evaluación y diagnóstico e intervención en el tratamiento; pedagogas encargadas de la evaluación y tratamiento; educadora infantil, con funciones de tratamiento; fisioterapeutas, logopeda, que trabaja la estimulación y el lenguaje y administración.
 

EL ORIGEN DEL PROBLEMA

La Secretaría Jurídica de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha venido manteniendo que la atención infantil temprana es competencia de la Consejería y debe someterse a la legislación de contratos del sector público. La Asesoría Jurídica de Salud sostiene que no procede la gestión directa del servicio a cargo de los ayuntamientos al no tratarse de una competencia propia de las Entidades Locales por lo que, en su caso, solo se podría realizar por delegación, Pero además el informe jurídico de Salud descarta la posibilidad de prestar el servicio de atención temprana mediante delegación de competencias en los propios consistorios, por medio de la figura de la "encomienda de gestión" o a través de la creación de un ente público local "cuyo objeto no se encuadre en las competencias" del propio Ayuntamiento, reduciendo sustancialmente la posibilidad de una gestión municipal como la actual, por lo que recomienda sacar a licitación las plazas y localidades de CAIT dependientes de la administración local.

Asi, la Consejería había empezado a comunicar a las administraciones locales, Ayuntamientos y Diputaciones, que, al término del actual Acuerdo Marco, 15 de septiembre de 2017, no se renovarán en el tiempo y las plazas de esas localidades saldrán a licitación pública.

Este informe ha sido considerado sesgado por los trabajadores de los CAIT andaluces, que quedan en una situación de absoluta indefensión. La situación en Lucena es similar a la de otros municipios cercanos como Montilla o Priego de Córdoba. Resta conocer que solución se va a arbitrar por parte de la administración y si la misma es extensible a la totalidad de los centros municipales que desarrollan el servicio mediante concierto con la Junta de Andalucía.