• Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

PLENO MUNICIPAL

La historia se repite y Dalda obliga a retirar catorce puntos del orden del día de la sesión plenaria al no disponer de la documentación en tiempo y forma

Pleno municipal de Lucena (Archivo)
Pleno municipal de Lucena (Archivo)

Ayer volvió a ocurrir. Como ya pasara en el pleno ordinario del pasado mes de febrero, PP, IUCA, Ciudadanos y Vicente Dalda forzaron la retirada de 14 de los puntos que conformaban el orden del día, cuya documentación no se encontraba a disposición de los ediles en los tiempos y formas marcados por ley, siendo incorporada con posterioridad al portal electrónico. Todos los ediles salvo Dalda tuvieron la posibilidad de acceder a la documentación por vía telemática, pero el concejal no adscrito no ha suministrado una localización online y rechazó en su día el Ipad del que se ha dotado al resto de ediles de la corporación. Así, Dalda argumentó que los documentos no se encontraban en papel en el momento de la convocatoria como resulta preceptivo, por lo que, siguiendo los mismos argumentos que en el pleno de febrero, pidió la retirada de todos ellos. Y ello pese a que el alcalde, Juan Pérez, anticipando esa posibilidad, había retirado previamente y mediante decreto cinco de los asuntos de pleno que no habían sido dictaminados previamente o habían sufrido algún cambio tras su paso por las comisiones, a las que sí había asistido Dalda.

Pese a que el Secretario Municipal consideró que los puntos analizados en las comisiones podían ser objeto de pleno, la negativa del conjunto de la oposición, considerando que los argumentos esgrimidos en febrero eran de aplicación en el caso de ayer, dieron al traste con el debate de los mismos, que pasarán previsiblemente a un pleno extraordinario en los próximos días.

Ayer, sin embargo, no todas las críticas fueron para el equipo de gobierno, y tanto IUCA como Ciudadanos lamentaron la actitud de Dalda y pidieron al equipo de gobierno que busque una solución para que esta situación no se reproduzca en el futuro, de una parte encontrando la fórmula para notificar al edil no adscrito y de otra propiciando que la documentación de los asuntos que se integran en el orden del día estén a disposición de los ediles en los plazos habilitados legalmente para ello.

Pese a la retirada del grueso de los asuntos del pleno, que se vio limitado a la dación de cuentas de los decretos de Alcaldía, a dos asuntos abordados por vía de urgencia y al turno de Ruegos y Preguntas, la sesión se alargó hasta pasadas las once de la noche.