• Martes, 23 de Mayo de 2017

PRESUPUESTOS 2017

Polémica en el pleno a cuenta de la imposibilidad de notificar a Vicente Dalda la celebración del mismo

Izquierda Unida solicitó la suspensión de la sesión, a lo que se negaron el resto de grupos políticos municipales. El secretario asegura que "se han agotado todas las posibilidades de comunicación".

La sesión plenaria convocada para hoy ha comenzado con cierto grado de polémica. En los bancos del plenario se echaba en falta la presencia de varios ediles en todos los grupos municipales, algunos de los cuales se fueron incorporando a lo largo de la sesión plenaria. No fue así en el caso de Manuel Lara, Mar Morales, Carlos Villa o el concejal no adscrito Vicente Dalda.

El portavoz de IUCA, Miguel Villa, formación que ya había tildado la convocatoria en días previos como "falta de talante democrático", por haber sido consensuada entre PSOE y PP y sin haber consultado a su formación, como suele ser habitual en estos casos, pidió la suspensión del pleno.

A las razones ya esgrimidas en su nota de prensa –y que han motivado que no pudiera asistir al pleno el edil Carlos Villa por tener compromisos previos a la convocatoria de la sesión– Villa sumo otro más: "por no reunir todos los requisitos de legalidad necesarios, al no haber podido ser convocados todos los concejales como marca la ley". Se refería Villa a la imposibilidad de hacer llegar la convocatoria del pleno a Dalda. A ello añadió que un nuevo aplazamiento "no influiría en en ningún modo en el desarrollo del presupuesto" por lo que pidió que "no se diese por constituida la sesión plenaria".

El vicesecretario del Ayuntamiento –hoy secretario en funciones– José Cebrían, indicó al respecto que "el ayuntamiento ha agotado todos los medios a su alcance para convocar a dicho edil, dirigiéndose hasta en tres ocasiones, sin éxito, al domilicio indicado por éste para tal fin, y habiéndose intentado además por otros medios". Señaló el funcionario que el concejal tiene "obligación de suministrar un domicilio hábil" y que podrá plantear cualquier acción posterior "si entiende que se ha vulnerado algún derecho", tras lo cual "se resolverá al efecto".

En la misma línea, la concejal de Hacienda, Araceli Bergillos, manifestó que "se han agotado todas las vías para la notificación a Vicente Dalda", añadiendo que  "desde que presenciaramos el teatrillo de entregar las llaves de su despacho en este pleno, se negó a recibir notificaciones, incluso en el ayuntamiento, en mano, indicando un domicilio a efecto de notificaciones". Según Bergillos, "desde entonces no se encuentra allí y no las recibe". Según Bergillos "un concejal debería estar pendiente del Ayuntamiento y Dalda no escatima en acciones para dificultar la acción municipal, recurriendo a todos los medios a su alcance". Para la concejal de Hacienda, "todo esto suena a pataleta por el decreto que lo nombra concejal no adscrito".

Solo IUCA mantuvo su petición de suspender el pleno. El resto de grupos votaron en contra. Dalda ha comunicado a este medio pro vía teléfónica que "no ha acudido al pleno porque no ha sido convocado" y que "no tuvo noticia de la celebración de la sesión hasta la mañana de ayer", siéndole imposible trasladarse por encontrarse fuera de la ciudad con motivo de las fiestas navideñas.