• Sábado, 10 de Diciembre de 2016

AGUA Y SANEAMIENTO

Vicente Dalda propone una reflexión sobre la rentabilidad de Aguas de Lucena y la cesión del servicio a Emproacsa

En todo momento, Dalda se inclinó porque la conclusión sea “técnica y no política” y como ventaja de mantener activa a Aguas de Lucena, “a modo de anécdota”, aludió a los 350 euros que perciben los ediles por asistir a los consejos de este organismo.

Vicente Dalda, concejal de ETSSPL
Vicente Dalda, concejal de ETSSPL

Los cálculos del grupo municipal de Entre Todos, Sí Se Puede Lucena, referidos tanto al suministro de agua como a la depuración, estiman que la empresa municipal Aguas de Lucena precisaría de una inversión de 20 millones en los próximos años para, así, “cumplir correctamente con la legislación”, especialmente en la filtración que debe ser, según las exigencias de los estamentos europeos, “perfecta y ecológica”. Asimismo, el portavoz de dicha formación, Vicente Dalda, indicaba que los lucentinos desembolsan un 10% más, en la cuota fija, y un 5% de incremento en la variable, que los habitantes de la provincia de Córdoba adscritos a Emproacsa. Con todo lo anterior, el concejal de ETSSPL plantea una reflexión, desde el Consistorio, a fin de determinar “si es rentable para los lucentinos y para el Ayuntamiento” continuar vinculados a Aguas de Lucena.

En todo momento, Dalda se inclinó porque la conclusión sea “técnica y no política” y como ventaja de mantener activa a Aguas de Lucena, “a modo de anécdota”, aludió a los 350 euros que perciben los ediles por asistir a los consejos de este organismo

Si se optara por alargar la existencia de Aguas de Lucena, “necesitamos a medio plazo invertir 20 millones de euros y una planificación para ello, incluyendo actuaciones y tiempo de ejecución”.

En su exposición, explicaba que Lucena se abastece de agua tanto a través del manantial de Zambra, puesto que existe “derecho de captación y lo trasladamos por caída libre y se almacena en depósitos” como mediante compra a la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba, “que da el agua en alta”. Por lo que incumbe al saneamiento, “procuramos llevarlo hasta la estación de depuración porque tenemos la obligación legal de depurar y verter agua sobrante –no contaminante- al río”.

Vicente Dalda adujo “algunos estudios” para afirmar que “cerca del 50% del agua que salía de Zambra se perdía en el camino de su llegada a Lucena” debido a que la conducción data de los años cincuenta y las tuberías “en cemento, pasan `por el mismo campo”, así que “toca renovarlas y modificarlas”. Y la depuradora, “está ya al límite de su capacidad, empleando bastante oxígeno activo”, apuntó el portavoz de ETSSPL.

Finalmente, añadió que el consejo de Aguas de Lucena ha aprobado invertir un millón de euros, medida que solamente “tapará agujeros”.