EL JUICIO PODRÍA QUEDAR VISTO PARA SENTENCIA ESTE VIERNES

Los peritos señalan que el acusado de violar a sus dos hijos menores era "consciente" de lo que hacía

Según los peritos las lesiones de los menores son compatibles con los hechos de los que se acusa al procesado

Un momento de la vista en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba. Foto: EuropaPress
Un momento de la vista en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba. Foto: EuropaPress

Los peritos que han declarado este jueves en el juicio al varón acusado de dos delitos continuados de agresión sexual, un delito de lesiones y un delito de maltrato habitual, supuestamente cometidos sobre sus dos hijos menores de edad y el hijo menor de su pareja en Lucena, han expuesto que el hombre era "consciente" de lo que hacía.

Según han explicado fuentes judiciales, los peritos han manifestado ante el plenario que las lesiones de los menores son compatibles con los hechos de los que se acusa al procesado, al tiempo que han señalado que las pruebas certifican que la mujer tenía "un miedo insuperable" ante "el proceso de violencia que sufría", según las fuentes.

El juicio continuará este viernes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba con los informes finales de las partes, todo ello después de que el acusado ha negado los hechos y ha dicho que había buena relación paternal con los niños, según las fuentes, que han apuntado que el progenitor se ha declarado inocente, mientras que la madre de los niños, que está acusada como presunta cooperadora necesaria, ha defendido que "ante el proceso brutal de violencia" tenía "un miedo" que le impedía darse cuenta de todo lo que pasaba a su alrededor.

En este sentido, el Ministerio Público considera que los hechos relatados son constitutivos de dos delitos continuados de agresión sexual, por los que pide 44 años de cárcel y 50 años de orden de alejamiento; un delito de lesiones, por el que solicita cinco años de prisión y siete años de orden de alejamiento, y un delito de maltrato habitual, con tres años de cárcel y cuatro años de orden de alejamiento. Además, pide la pena de privación de la patria potestad respecto de los tres menores y distintas cantidades de indemnización de entre 12.000 y 1.800 euros.