Piden 52 años de cárcel para el hombre acusado de agredir sexualmente a sus dos hijos menores y para su madre como cooperadora

El caso conmocionó a la sociedad lucentina y española en enero de 2015

El acusado entrando a prestar declaración en los Juzgados de Lucena, el 21 de enero de 2015
El acusado entrando a prestar declaración en los Juzgados de Lucena, el 21 de enero de 2015

La Fiscalía pide penas que suman 52 años de cárcel para M.B.S., el hombre acusado de dos delitos continuados de agresión sexual, un delito de lesiones y un delito de maltrato habitual, supuestamente cometidos sobre sus dos hijos menores de edad y el hijo menor de su pareja, a la vez que solicita mismas penas para la madre de los niños, M.A.C.P., como presunta cooperadora necesaria.

Ambos procesados fueron detenidos en Fuengirola el 19 enero de 2015, tras huir de la ciudad el día 12 de enero, sospechando su posible detención, después de que Policía Nacional y Policía Autonómica se presentarán en su domicilio para llevarse a los hijos que todavía tenían consigo –todos ellos menores–, mientras la pequeña víctima de la agresión, de solo seis años en el momento de los hechos, se encontraba aún en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.

El juicio se prevé celebrar en la Audiencia Provincial de Córdoba en la primera semana de octubre.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, el procesado, "con el propósito de satisfacer sus deseos sexuales", habría desarrollado diversas prácticas sexuales con dos de sus hijos menores de edad, una de seis años y el otro de cinco años, mientras que sobre otro hijo de su mujer, de ocho años, y con el que convivía, habría llevado a cabo "una conducta continua de vejaciones, insultos y trato degradante".

Indica el fiscal que los abusos sobre la menor "ocurrían de manera reiterada en diferentes momentos del día, bien por la tarde en horario de siesta, bien por la noche aprovechando que el resto de sus hermanos dormían", para lo que el procesado "había dispuesto, con anuencia de la madre, que la menor dispusiera de una habitación propia y exclusiva para ella, a pesar de tratarse de una casa modesta sin mucho espacio, en la que estaba prohibido el acceso de cualquier persona que no fuera el acusado y la menor".

La situación se agravó en enero de 2015 cuando la menor tuvo que ser ingresada e intervenida quirúrgicamente de manera "urgente", tras lo cual quedó ingresada durante seis días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pediátricos. 

Con respecto a su hijo de unos cinco años, el fiscal considera que el acusado lo habría sometido a conductas sexuales "reiteradas bajo la amenaza de que lo iba a matar", mientras que al hijo de su mujer, "lo sometió a "agresiones físicas, pegándole por todo el cuerpo, obligándole a pelear con el padre y con otros menores, obligándole a realizar diversas sustracciones o dejándole en ocasiones sin comer".

 

"MANIPULACIÓN EMOCIONAL"

Según el fiscal, "todos estos hechos se producían con la anuencia de la acusada, madre de los niños, sin que ésta realizara ningún acto para impedirlo", y ello, "a pesar de que en alguna ocasión los hijos le habían puesto en conocimiento las prácticas de su esposo, colaborando también la acusada, con su comportamiento, a las estrategias de silenciación y manipulación emocional con las que él sometía a los niños para que nada de lo que ocurría en casa fuera conocido".

Al cometer estos hechos, el procesado se encontraba condenado a 12 años de prisión por sentencia firme de octubre de 1995, dictada por la Audiencia Provincial de León, como autor responsable de dos delitos de violación cometidos entre agosto y noviembre de 1994 en Ponderada sobre una familiar. Por ello, el fiscal indica que concurre en el acusado la circunstancia agravante de reincidencia.

El Ministerio Público considera que los hechos relatados son constitutivos de dos delitos continuados de agresión sexual, por los que pide 44 años de cárcel y 50 años de orden de alejamiento; un delito de lesiones, por el que solicita cinco años de prisión y siete años de orden de alejamiento, y un delito de maltrato habitual, con tres años de cárcel y cuatro años de orden de alejamiento. Además, pide la pena de privación de la patria potestad respecto de los tres menores y distintas cantidades de indemnización de entre 12.000 y 1.800 euros.