El Centro Comercial Abierto pide a la policía ayuda contra el incremento de hurtos en sus establecimientos

Varios vídeos recogen la impunidad con la actúan los cacos, a sabiendas de que –en la mayoría de los casos– el escaso valor de los sustraído difícilmente puede suponerles el ingreso en prisión.

Un establecimiento comercial en el centro de Lucena. Archivo
Un establecimiento comercial en el centro de Lucena. Archivo

El comercio local busca soluciones contra la escalada de hurtos en establecimientos comerciales del centro de la ciudad y reclama más seguridad ante los mismos. 

El presidente del Centro Comercial Abierto “Eliosana”, Antonio Rabasco, indicaba ayer que “no se trata solo del malestar que generan este tipo de robos y pequeños hurtos entre los comerciantes, sino también de evitar posibles incidentes e incluso impedir que alguien pueda resultar herido”. 

Y es que hace unos días uno de estos hurtos se cerró con un forcejeo entre el autor de unos de estos robos con la empleada de un establecimiento de panadería, a la que agredió para zafarse de la misma tras recriminarle ésta su acción, hechos que quedaron recogidos por las cámaras del establecimiento. 

No es el único vídeo que recoge la impunidad con la actúan los cacos, a sabiendas de que – en la mayoría de los casos– el escaso valor de los sustraído difícilmente puede suponerles una detención o ingreso en prisión.

La mayoría de estos robos son cometidos por los mismos individuos, perfectamente identificados y conocidos en la localidad, lo que ha llevado a algunos establecimientos a no permitir su entrada en los mismos, dando lugar a situaciones incómodas.

El presidente del CCA mantuvo contactos hace unos días con el Jefe de la Policía Local para exponer la situación creada y el tema será abordado con el resto de fuerzas de seguridad locales tras la Feria del Valle.

Los comerciantes reclaman que por parte de la policía se extreme la vigilancia en el centro de la ciudad y que, paralelamente, se ofrezcan a los empresarios indicaciones concretas sobre como hacer frente a este tipo de situaciones. “Además, queremos hacer llegar a la policía algunas ideas de los propios comerciantes, por si su puesta en marcha pudiese ayudar a acabar con estos actos”, indicaba ayer Antonio Rabasco.