• Lunes, 27 de Marzo de 2017

MEMORIA HISTÓRICA

Comienzan los trabajos de recuperación e identificación de víctimas del franquismo de la fosa del cementerio Virgen de Araceli

Está demostrado que en julio de 1936 se abrió una fosa en el camposanto lucentino para empezar los enterramientos de las personas fusiladas.  En cambio, se desconoce si posteriormente se realizaron exhumaciones y la propia ubicación de la fosa, por lo que el primer objetivo del equipo científico será su localización. 125 lucentinos fueron fusilados o murieron en cárceles franquistas o campos de concentración por su vinculación con la República.

Uno de los técnicos que realizan las excavaciones conversa con Arcángel Bedmar y Daniel Botella durante una visita de preparación de la intervención en el camposanto lucentino
Uno de los técnicos que realizan las excavaciones conversa con Arcángel Bedmar y Daniel Botella durante una visita de preparación de la intervención en el camposanto lucentino

En la mañana de hoy lunes, han dado comienzo en el cementerio de Nuestra Señora de Araceli las tareas de localización de la fosa común de la guerra civil y de la posterior represión franquista situada en este camposanto lucentino y en la que podrían reposar los restos de más de un centenar de asesinados.

Esta mañana, el equipo técnico que realiza la actuación, acompañado del arqueólogo municipal, Daniel Botella, no ha querido revelar detalles sobre una intervención que acaba de iniciarse, limitándose a indicar a este periódico que en esta primera fase el objetivo es localizar la fosa o fosas existentes, cuya ubicación concreta se desconoce hasta el momento.

Avanzan los trabajos de recuperación de víctimas del franquismo de la fosa del cementerio de Camas

l trabajo, que se quiere culminar con la identificación genética de las víctimas, está siendo desarrollado por un equipo técnico de "acreditada solvencia científica y amplia experiencia en intervenciones de este tipo".

Leer mas: http://www.europapress.es/esandalucia/sevilla/noticia-memoria-avanzan-trabajos-recuperacion-victimas-franquismo-fosa-cementerio-camas-20161229142025.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.
 

No obstante, Arcángel Bedmar, historiador especialista en esta materia, señaló a LucenaHoy recientemente que “está demostrado, a través de testimonios orales, que en julio de 1936 se abrió una fosa” en el camposanto lucentino “para empezar los enterramientos de las personas fusiladas”.  En cambio, se desconoce si posteriormente se realizaron exhumaciones irregulares para sacar los restos o trasladarlos al osario para quemarlos y convertirlos en cenizas. Respecto a la situación de la fosa, Bedmar apunta que “se cree que puede estar en la parte última del cementerio, donde no se ve ningún tipo de lápida, solo separaciones de antiguas fosas”.

Cabe indicar que estas actuaciones específicas se realizan en colaboración con familiares directos de víctimas y del Ayuntamiento de Lucena, solicitantes de las intervenciones.

Caso de localizarse la fosa, el mismo equipo procederá en una segunda fase a las tareas de exhumación de los restos e identificación genética, si procede, de las víctimas enterradas en la misma, para que sus familiares puedan darles el destino que consideren adecuado en cada caso.

Las actuaciones iniciadas hoy en nuestra ciudad están financiadas por la Consejería de Cultura, a través de la Dirección General de Memoria Democrática, a propuesta del Comité Técnico encargado de la coordinación de actuaciones en torno a la recuperación de la Memoria Histórica y el reconocimiento institucional y social de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la Posguerra, y se suman a actuaciones similares en otros 36 municipios andaluces.

La inauguración de un monolito de mármol, a la entrada del cementerio municipal Nuestra Señora de Araceli, era hasta el momento la única actuación de homenaje y dignificación de la memoria de los 125 lucentinos fusilados entre los años 1936 y 1937, o muertos en cárceles franquistas o campos de concentración por su vinculación con la República. En este monumento, donde no se hallan restos humanos, están grabados los nombres de los fallecidos, junto a la frase “Lucena a las víctimas de la Guerra Civil y la postguerra”.