• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

Condenado a 14 años de cárcel el acusado de violar reiteradamente a una menor de 12 años

El procesado también deberá indemnizar a la menor que agredió en la cantidad de 30.000 euros por el daño moral causado y en unos 3.000 euros por las secuelas existentes, al tiempo que le imponen al condenado una orden de alejamiento durante 15 años

Audiencia Provincial de Córdoba, que ha juzgado estos hechos
Audiencia Provincial de Córdoba, que ha juzgado estos hechos

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha condenado a la pena de 14 años de prisión a un varón, de 37 años de edad en el momento de los hechos y natural de Ecuador, por un delito continuado de agresión sexual supuestamente cometido sobre una menor de unos 12 años, en Lucena.

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el procesado también deberá indemnizar a la menor que agredió en la cantidad de 30.000 euros por el daño moral causado y en unos 3.000 euros por las secuelas existentes, al tiempo que le imponen al condenado una orden de alejamiento durante 15 años.

Al respecto, los magistrados dan por probado que durante finales del año 2011, "con el propósito de satisfacer sus deseos sexuales y aprovechando que se quedaba al cuidado de la menor, mientras sus padres trabajaban", el acusado presuntamente besaba a la niña y la agarraba fuertemente de los brazos, a la vez que le decía que como dijera algo a alguien iba a decir cosas de ella.

No obstante, dicha situación "se agravó" en el mes de octubre de 2011, cuando el procesado, "aprovechando idéntica ocasión", supuestamente llevó a cabo las agresiones sexuales tras atarle las manos con una cuerda fina y taparle la boca con una cinta aislante, a la vez que "la amenazaba e intimidaba para que no contara nada a sus padres", según los jueces, que apuntan que la situación se prolongó hasta finales de noviembre o principios de diciembre de 2011.

Como consecuencia de tales actos, la menor sufrió lesiones psíquicas que precisaron 302 días de curación y le ha quedado como secuela un trastorno depresivo reactivo. Cabe recordar que el Ministerio Público pidió 14 años de cárcel y 15 años de orden de alejamiento, peticiones a las que se adhirió la acusación; mientras que la defensa solicitó la absolución.

En concreto, los magistrados señalan que "el testimonio de la víctima viene corroborado con otras pruebas practicadas también en el plenario con las necesarias garantías", como "la declaración sincera, lógica y coherente de su madre", y las periciales.