• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

EN MUCHOS CASOS SE TRATA DE VEHÍCULOS ABANDONADOS EN LA VÍA PÚBLICA

Doce vehículos abandonados en el depósito municipal serán enviados al desguace el día 2 si antes no aparecen sus dueños y abonan los gastos

Los vehículos, entre los que figuran desde una minimoto hasta un turismo de lujo, Mercedes CLK o comerciales como un citroen Berlingo o una Fiat Dobló, han permanecido durante un largo tiempo en instalaciones municipales sin que nadie se haya personado en las mismas para reclamarlos, pese a que quienes figuran como propietarios de los mismos han sido apercibidos de ello.

Dentro de unos días, el 2 de diciembre, concluirá el plazo establecido por la Jefatura de la Policía Local de Lucena para la retirada de sus instalaciones de una docena de vehículos retirados en su día de la vía pública por la grúa municipal, bien por tener la consideración de abandonados, bien por haber cometido alguna infracción.

Los vehículos, entre los que figuran desde una minimoto hasta un turismo de lujo, Mercedes CLK o comerciales como un citroen Berlingo o una Fiat Dobló, han permanecido durante un largo tiempo en instalaciones municipales sin que nadie se haya personado en las mismas para reclamarlos, pese a que quienes figuran como propietarios de los mismos han sido apercibidos de ello.

Ahora, si sus legítimos propietarios –entre los que figuran ciudadanos tanto extranjeros como nacionales, alguna empresa y hasta una financiera– no se personan en las instalaciones de la policía para abonar la sanción que se les impusiera en su día, el coste que implica la retirada del vehículo y su mantenimiento en el depósito municipal, los coches pasarán a tener la consideración de residuo sólido urbano y, por tanto, a tener un tratamiento de "residuos y suelos contaminados", pasando a ser propiedad municipal y siendo derivados al desguace.

En todo caso, los propietarios no se librarán de pagar –si pueden ser localizados– ya que la ley determina en estos casos que se proceda a la ejecución por vía de apremio de las tasas y gastos legalmente establecidos.

Y es que, aunque el dueño de un vehículo pueda considerar más cómodo dejar abandonado el vehículo cuando ha llegado a su vida útil, lo cierto es que puede salir muy caro.