OLA DE CALOR

No nos salvamos de las alertas por calor. AEMET fija alerta amarilla para jueves y viernes con máximas cercanas a los 40 grados

Hasta el sábado podrían registrarse máximas de entre 38 y 40 grados entre las 14.00 horas y las 20.00 h., un periodo en el que hay que extremar las precauciones. Las mínimas no bajarán de 22 grados, dificultando el sueño

Parece que esta imagen volverá a verse entre el jueves y el sábado en nuestra ciudad
Parece que esta imagen volverá a verse entre el jueves y el sábado en nuestra ciudad

Lucena y buena parte de la Subbética se sumarán mañana a la alerta amarilla por altas temperaturas que desde hace unos días afecta ya a la capital y campiña cordobesa.

Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la alerta estará activa al menos durante las jornadas del jueves y viernes, desde las doce de la mañana hasta las horas centrales de la tarde, cuando se esperan temperaturas de hasta 38 grados centígrados.

Para el sábado, aunque aún no se ha fijado la alerta, los termómetros podrían subir incluso un poco más, y situarse en máximas de entre 39 y 40 grados, esperándose una tímida bajada a partir del domingo.

En cuanto a las mínimas, la previsión anuncia que no bajarán de los 22 grados ni siquiera por la noche, lo que generará dificultades para conciliar el sueño.

Además, AEMET indica una probabilidad de hasta el 75% de que se produzcan tormentas durante la tarde del jueves en la zona Subbética.

 

Algunas recomendaciones que hay que recordar para días como éstos: 

Beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evitar las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas.

Permanecer en lugares frescos, a la sombra y si es posible pasar algún tiempo en algún lugar climatizado (A partir de los 35 grados en el interior de la vivienda, un ventilador sólo mueve el aire, no lo enfría). Tomar una ducha o un baño fresco.

Bajar las persianas evitando que el sol entre directamente en las horas de mayor calor. No abrir las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta. Evitar usar máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas más calurosas. Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos).

Evitar las actividades en el exterior en las horas más calurosas, sobre todo si son intensas. Y si hay que permanecer en el exterior, procurar estar a la sombra, con ropa ligera y de color claro, con protección del sol para la cabeza y calzado fresco, cómodo y que transpire.