SEGURIDAD CIUDADANA

Primer incendio de la temporada estival en la zona de Los Poleares, junto a la carretera del cementerio de San Jorge

La rápida intervención de policía y bomberos ha evistado la extensión de las llamas, cercanas a algunas viviendas de la zona

Incendio en la zona de Los Poleares el pasado verano
Incendio en la zona de Los Poleares el pasado verano

En torno a las 17:10 horas se ha producido un incendio en una zona de pastos situada en el paraje del Cerro de Martín López, junto a la carretera del cementerio de San Jorge y el salón de celebraciones Aguanevada. Algunos vecinos han dado parte del inicio del fuego al servicio de emergencias 112 Andalucía que ha activado a policía local y nacional y bomberos.

Hasta el lugar de los hechos se han trasladado un camión y un todoterreno del Parque Comarcal de Extinción de Incendios de Lucena-Cabra y varias unidades de policía, dada la cercanía del foco del incendio a algunas viviendas y construcciones, logrando controlar las llamas antes de que se extendiesen por la ladera, pese a lo cual se calcula en unos 1.000 metros cuadrados la superficie de pastos quemada.

Se trata del primer incendio de la temporada estival en esta zona de la ciudad, que en los últimos años viene soportando un importante número de siniestros durante este periodo del año, tanto por la existencia de abundantes parcelas de pasto, como por circunstancias añadidas como el tráfico rodado que soporta al encontrarse en el entorno el área de segunda residencia de Los Poleares y varios diseminados o la existencia de puntos incontrolados de vertidos de botellas, cristal y basura doméstica.

 

En este sentido cabe recordar que desde el pasado día 1 de junio la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través del Plan Infoca, tiene prohibida la realización de barbacoas, quemas agrícolas, así como el paso de vehículos a motor por espacios forestales y zonas de influencia forestal en Andalucía. Esta medida, establecida durante la época de peligro alto de incendios, pretende reducir los fuegos.

Las restricciones afectan a la quema de vegetación natural y también a las de residuos agrícolas y forestales. Del mismo modo, también queda prohibido encender fuego para la preparación de alimentos, incluyendo las zonas de acampada o zonas recreativas que estén acondicionadas para ello.