Martes 22.05.2018

MEMORIA HISTÓRICA

Familiares de víctimas de la represión franquista en Lucena entregan muestras de ADN para identificar los 5 cuerpos hallados en el cementerio

Hoy se han presentado los datos de la excavación. Todos los cuerpos aparecieron en una misma tumba, enterrados en cal viva en tres niveles, uno en el más superficial y dos en cada uno de los niveles restantes.

Una imagen de la excavación en el cementerio de Lucena
Una imagen de la excavación en el cementerio de Lucena
Familiares de víctimas de la represión franquista en Lucena entregan muestras de ADN para identificar los 5 cuerpos hallados en el cementerio

El equipo de investigación que durante las últimas semanas se ha ocupado de la excavación en el cementerio municipal Ntra. Sra. de Araceli para intentar encontrar a víctimas de la represión franquista en nuestra ciudad, ha presentado hoy a los familiares de los represaliados los resultados de la intervención, que se ha saldado con la recuperación de cinco individuos, todos hombres, con edades comprendidas entre 35 y 53 años, plenamente identificados como víctimas de la represión. 

Según ha explicado Francisco Carrión, director del proyecto –en el que han participado de forma desinteresada 50 estudiantes de último año de distintos grados de la Universidad de Granada– en cuatro de los casos se ha podido determinar como causa de la muerte un disparo en la cabeza, descartándose que hubiesen sido fusilados, ya que los cuerpos no presentan más impactos de bala. Otro dato del informe forense señala que sufrieron palizas y torturas antes de ser asesinados, presentando múltiples fracturas perimortem, infringidas durante la muerte en costillas, antebrazos, clavículas o húmeros. Todos los cuerpos aparecieron en una misma tumba, enterrados en cal viva en tres niveles, uno en el más superficial y dos en cada uno de los niveles restantes.

Uno de los individuos hallados tenía la cadera soldada al fémur, por lo que se ha podido determinar que sería una persona con problemas de movilidad y con una pronunciada cojera, dato que puede suponer una pista para determinar su identidad. 

De la excavación no se ha derivado el hallazgo de otros restos personales, salvo un pequeño hatillo con unas monedas de escaso valor de la época de Alfonso XIII y de la República, aparecidas junto a uno de los cuerpos..

El profesor Carrión ha explicado –como ya adelantó este periódico– que no está previsto realizar ninguna excavación adicional en el camposanto lucentino, habida cuenta de que ya se ha intervenido en el 98% de la superficie en la que se considera que podían encontrarse las víctimas, así como en el terrenos colindante con las propias tapias del cementerio, donde se habrían llevado a cabo los fusilamientos. Respecto al resto de víctimas de la represión franquista en nuestra ciudad, Carrión ha indicado que "es muy probable que en otros momentos hubiese más personas enterradas, pero desde los años 60 del siglo pasado fue práctica habitual en este cementerio, como está documentado en el archivo del mismo, la remoción de estas tumbas cada 5 o 6 años, trasladando los restos a osarios comunes, por lo que si hubo otra fosa fue vaciada". A ello se suma que era habitual que los represores franquistas enterrasen los cuerpos en fosas en otros entornos cercanos a la ciudad, fuera del cementerio, o incluso en otros municipios cercanos. 

Respecto a los paquetes de osario aparecidos durante la excavación, el profesor Carrión indicó que se ha estudiado si eran de la época, determinándose que la mayoría de los restos que forman parte de estos osarios corresponderían a un antiguo asilo. "Son individuos muy mayores, sin posibilidades económicas para recibir otro tipo de sepultura" indicó el director de la excavación. 

Los restos de los cinco hombres encontrados están adecuadamente custodiados por el Ayuntamiento de Lucena. Según ha explicado Miguel Ángel Melero, director general de Memoria Histórica, el protocolo para estos casos indica que los cuerpos sean conservados en tanto se cotejen los restos de ADN. En el caso de que se pudieran identificar, serían entregados a sus familiares para que les den sepultura. En el caso contrario, será el ayuntamiento de Lucena el que se encargue de ofrecerles un entierro digno y homenaje en el lugar del cementerio que determine. Melero ha anunciado la disposición de su departamento para que se pueda distinguir el enterramiento con algún tipo de reconocimiento, estela o monumento.

Por su parte el alcalde de Lucena, Juan Pérez, indicó que se ha querido hacer coincidir esta presentación de los datos más relevantes de la investigación con este día Mundial de la Paz, y con el pleno de esta tarde, en el que se incluye una moción para declarar a Lucena como Municipio libre de acciones contra la memoria democrática. Otros pueblos seguirán a Lucena en la aprobación de esta moción, pero el alcalde se mostraba hoy satisfecho de que Lucena sea el primero de ellos.

Con esta actuación se pretende dar visibilidad a los crímenes cometidos durante el golpe de estado y la represión auspiciada por la dictadura franquista y dignificar a las víctimas de las misma.