José-Tomás Cruz Varela Licenciado en Ciencias del Trabajo, Master ICDE Dirección de personal. Experto en Formación y Selección de ejecutivos, trabajé durante más de 30 años como Director de RR.HH. en una de las principales empresas españolas, desde hace unos 8 años ejerzo como comentarista y observador político.

Rebelión de los funcionarios contra el referéndum ilegal

Entre tanto visionario e iluminado, comenzando por el osado Puigdemont, la única verdad es que nadie del Gobierno catalán tiene la menor idea de lo que puede suceder el 1º de octubre. No obstante, este  ex periodista de “El Punto”, si confiesa tener totalmente claro que cuando finalice la legislatura abandonará la política, no entrando en sus cálculos el presentarse a la reelección, algo que no cuadra con el tinglado pseudo independentista que ha organizado. ¿Qué es lo suyo entonces? ¿Puro y duro altruismo libertador con la España que les roba?

Lo que si parece altamente significativo es el distanciamiento que se ha generado entre Puigdemont y Artur Mas, así como la rebelión de funcionarios y sindicatos contra el referéndum ilegal, dada la opacidad y sigilo sobre las características de la votación y las posibles responsabilidades que les puedan afectar penal y patrimonialmente

Urnas, lo que se dice urnas, aparentemente, si se supone que habrá, pero desconociéndose si llegarán a ser utilizadas, como igualmente se ignora porque estrategia se decantará el Gobierno de la Nación para detener el proceso. Los independentistas están convencidos de que los ciudadanos acudirán en avalancha a votar, pero igualmente desconocen como se las ingeniará Rajoy detener semejante marabunta.

En opinión de la presidenta del Parlamento catalán, Carmen Forcadell, la utilización del artículo 155 de la Constitución queda descartada por su complejidad. Es tal el galimatías vivido actualmente que quizá juegue a favor del Gobierno y sea utilizado hábilmente por Rajoy para destruir el montaje y celebración del cacareado referéndum. Lo que no puede tolerarse bajo ningún concepto es que todo termine con un tratamiento similar al celebrado en noviembre del 2014. Son ya demasiados años para seguir soportando la inútil presión secesionista de los catalanes y aguantando a tanto  político de voraz mano larga y corta inteligencia......¡¡Tiempo al tiempo!!