Lunes 24.02.2020
DEPORTES

GALERÍA 2 / I San Silvestre de Lucena: Aunque lo importante era participar la victoria fue para Sergio García y Maribel Ruiz

En torno a 750 personas han participado este domingo en la primera edición de la San Silvestre de Lucena, organizada por la ONG Infancia Solidaria con la inestimable colaboración –en el apartado deportivo– del Club de Atletismo Maratón Lucena.

Como manda la tradición en este tipo de pruebas, muchos de los inscritos se presentaron en la línea de salida –situada en el recinto ferial– luciendo diferentes disfraces, desde el clásico Papa Noel a los bombones de una conocida marca de envoltorio dorado, pasando por todo tipo de elfos, personajes de comic y motivos navideños, dejando claro que, más que marcas deportivas, la cita perseguía un fin solidario y brindar a los participantes la oportunidad de cerrar el año haciendo ejercicio en un excelente ambiente y con buen humor.

Los participantes tenían que recorrer apenas cuatro kilómetros de distancia por calles de la ciudad antes de volver de nuevo al recinto ferial, donde se presentaba en primera posición y en solitario Sergio García Rivas, del Club Maratón Lucena, con un tiempo de 13:20, seguido de otros dos componentes del mismo club, Francisco Javier Osuna a 20 segundos y Aitor Hurtado, que paró el crono en 14:09.

En la general femenina la primera posición fue para Maribel Ruiz Pacheco, también del Maratón Lucena, que empleó un tiempo de 15:58 para completar el recorrido, seguida de Araceli Amaro Egea y Rocío Cano García, con 16:38 y 17:46 respectivamente.

Tras ellos cientos de atletas, grupos de amigos disfrazados para la ocasión, familias completas y muchas parejas –algunas con carrito y bebé incluido– que no quisieron perderse esta oportunidad de acabar el año corriendo en un excelente ambiente, al que ha contribuido sin duda la excelente meteorología.

Concluida la carrera se entregaban los premios en el interior de la caseta de la Peña Taurina, donde se instaló una barra solidaria y se celebraba una fiesta amenizada por el grupo Vinilo 8.0

Gracias a esta actividad, Infancia Solidaria podrá traer a España a Cheik, un niño mauritano de 3 años con una patología, imposible de operar en su país, que le resta la totalidad de la visión. El pequeño será operado próximamente en la Clínica La Arruzafa de Córdoba, dónde harán todo lo posible para que el chico recupere la visión.

GALERÍA 2 / I San Silvestre de Lucena: Aunque lo importante era participar la victoria fue para Sergio García y Maribel Ruiz