Sábado 21.09.2019

Antonio Crespillo: 'La Virgen tiene 450 años pero no precisa ser restaurada'

Antonio Crespillo: 'La Virgen tiene 450 años pero no precisa ser restaurada'

.

MANUEL GONZÁLEZ @m_gonzalezgcia

'La mayor parte de lo que planteé está en curso o se ha finalizado'. Este es el balance que expone Antonio Crespillo Guardeño, hermano mayor de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli, cuando faltan unos meses para que consume la mitad de su segundo mandato. El hermano mayor de la Virgen de Araceli rezuma inquebrantables sentimientos hacia la Titular de su asociación religiosa. Nació el 4 de diciembre de 1969 y el 23 de septiembre del año 2007 accedió al cargo principal de la archicofradía, función para la que fue reelegido el 2 de octubre del 2011. El hermano mayor no rehúsa pronunciarse sobre ningún tema y asegura que, actualmente, la imagen de la Virgen de Araceli no precisa de una restauración. Subraya que 'Lucena es mayormente aracelitana', aunque también reconoce que el cuerpo de hermanos de la hermandad debería aglutinar unos cientos de componentes más; actualmente la cifra es cercana a los dos mil fieles. Antonio Crespillo es comprensivo con las circunstancias presentes y entendería que alguien entregase para fines sociales el dinero que otros años ha destinado a la ofrenda de flores a María Santísima de Araceli. Y concluye manifestando que para las próximas Fiestas Aracelitanas le desea a todos lo mejor, 'incluso a quienes intentan envenenar de cualquier forma el agua pura de la tradición aracelitana'.
 
1.-Justo en la mitad de su mandato, ¿de qué se siente más orgulloso y qué proyectos considera prioritarios ejecutar antes de agotar los cuatro años?
No soy un hombre que exteriorice mucho los sentimientos, ni para bien ni para mal. Lógicamente, los tengo. Me siento orgulloso de los hermanos de la archicofradía y del pueblo devoto cuando quiere a la Virgen y la acompaña en momentos como la Bajada de este año. Me siento feliz al servicio de la Virgen, viviendo la Archicofradía día a día, a veces con mucho esfuerzo por parte de quienes me acompañan en esta tarea, la Junta de Gobierno, Vocalía de Juventud, Taller de María y otros colaboradores. De ellos también me siento orgulloso. Los proyectos, pequeños o grandes, son fruto de que hay un grupo que está al cuidado de todos los detalles. En cuanto al futuro, el tiempo dirá, pues la mayor parte de lo que planteé está en curso o se ha finalizado. A nadie le quepa duda de que no escatimaremos en esfuerzo hasta que finalice nuestro servicio a la Virgen.
 
2.-¿Cómo valora el todavía en curso Año Jubilar?
Ha sido un año importante, duro en cuanto a trabajo y organización, pero un año significativo, vivido desde la fe y el encuentro con la Virgen en su Santuario. Muchos grupos han peregrinado hasta su altar, de Lucena, y sobre todo, de fuera de Lucena.
 
3.-¿En qué punto se encuentran ideas como la construcción de un aparcamiento o la creación de un restaurante en el Santuario de Aras?
Desgraciadamente, en el terreno de las ideas, plasmadas sobre plano y con muy pocas posibilidades económicas de que se haga realidad, actualmente ni con iniciativa pública ni privada. Lo que es cierto, es que nada que con más asistir a cualquier misa dominical, boda, celebración, etcétera, se comprueba que el Santuario está carente de esa infraestructura. Mi junta ha hecho grandes obras en el Santuario, pero tenemos lógicamente un límite. Si otras esferas no creen posible o no pueden satisfacer esta necesidad ahora mismo, no podemos resolver papeletas que no nos corresponden.
 
4.-¿Qué criterios se siguen para elegir a los manijeros de María Santísima de Araceli?
Que sean hermanos activos de la archicofradía, hayan solicitado ser manijeros en tiempo y forma, se les reconozca capacidad para buscar una cuadrilla de buenos santeros y experiencia en estos menesteres. Lo demás, que son matices entre un hombre y otro, se resuelve mediante votación secreta de la Junta de Gobierno.
 
5.-¿Por qué año tras año supone una progresiva dificultad designar a la corte aracelitana de María Santísima de Araceli? ¿Piensa que se ha distorsionado el espíritu de representación de la mujer lucentina?
No lo sé, posiblemente por la precaria situación económica de muchas familias, y el ánimo de no hacerse notar por parte de las que pueden. A lo largo de los años esto se ha ido cargando de obligaciones, de actos, de reuniones y de autoobligaciones que han asfixiado la posibilidad de que una joven pueda plantearle a su padre que quiere ser aracelitana. Para mí es una verdadera lástima. El espíritu es el mismo que he visto siempre desde que pertenezco a la Archicofradía.
 
6.-¿Cuáles son las funciones asignadas a los miembros de la vocalía de juventud de María Santísima de Araceli?
Fomentar el acercamiento de los jóvenes hermanos hacia la cofradía, y auxiliar a los miembros de la junta de gobierno en el desarrollo de algunas tareas, especialmente durante las Fiestas Aracelitanas. Los jóvenes tienen reuniones de formación periódicas, porque deben ser cristianos formados. Están muy integrados en la Junta, tienen un representante en la misma, actualmente su presidenta, y desde luego, representan el futuro, posiblemente de donde han de salir algunos miembros de futuras juntas de gobierno.
 
7.-¿La junta de gobierno que usted lidera se ha planteado la restauración de la imagen de María Santísima de Araceli? ¿En qué estado de conservación se mantiene el manto blanco de la Virgen de Araceli?
La sagrada imagen fue revisada por un experto en tema de imaginería para ver su estado. Lógicamente es el estado de una imagen que ha sufrido el peso de la fuerte devoción y que carga a su espalda más de 450 años de existencia. Pero eso no quiere decir, afortunadamente, que precise de una restauración. La imagen tiene el carácter que le da el paso del tiempo, y como criterio para esta junta de gobierno, eso es un activo importante. Todas las restauraciones son controvertidas, según el criterio técnico que se adopte, por eso deben realizarse, según mi opinión, cuando sean estrictamente necesarias. El devoto que se pone delante de una imagen a rezar no entiende de encarnaduras, pátinas y otros pormenores.
El manto blanco de la Virgen creo que está en buen estado, conservado desde que la Casa de la Virgen se reconstruyó en 1991, en el salón de actos, colgado sobre un bastidor en una de las cuatro paredes laterales. Se pudo ver en la mañana del día 20 de mayo pasado y en el cartel oficial de las Fiestas Aracelitanas de 2013.
 
8.-¿Entiende que haya ciudadanos que expresen malestar ante algunas celebraciones de las fiestas, como la ofrenda de flores, en medio de una crisis como la que afecta a España y, en concreto a Lucena, en los tiempos presentes?
Comprendo que en Lucena y en todas las partes del mundo, como ciudadanos que somos, tengamos derecho a opinar libre y respetuosamente. A mí ningún hermano de la archicofradía me ha manifestado nada en contra de la ofrenda u otro acto. Si hay alguien que habitualmente asiste y no ve oportuno este año llevarle flores a la Virgen para emplear ese dinero en fines sociales que lo haga sin reparo alguno. Pero es una fiesta, una tradición de más de medio siglo, y con una flor se declara ese amor a la Virgen.
 
9.-¿Está en consonancia el sentimiento aracelitano arraigado en Lucena con el número de hermanos de la hermandad de la Virgen de Araceli?.
Posiblemente no, podrían ser algunos cientos de hermanos más. Lo que sí está en consonancia es el sentimiento aracelitano con la repercusión que tiene todo lo que rodea a la Virgen en cualquier ámbito. Lucena es mayoritariamente aracelitana, aunque muchos de los que se sienten como tales no engrosen la lista de hermanos. Luego, cuando hay alguna necesidad importante, por ejemplo, cuando nos hizo falta restaurar el tejado del Santuario, esa masa de aracelitanos responde.
 
10.-¿Qué modificaría de las Fiestas Aracelitanas? ¿Considera que se debería potenciar y tendría que prevalecer todavía más la parte religiosa de las mismas?
Esta pregunta debería ir dirigida a alguien que no tuviese oportunidad de modificar. Actualmente, el hermano mayor, con el apoyo de la asamblea general de hermanos, tendría ocasión de modificar la organización de los cultos de las Fiestas Aracelitanas, pero piensa que están bien. El aspecto religioso es muy importante en la Archicofradía, ésta siempre intenta imprimir un sentido eclesial en sus actuaciones, pero hay que reconocer que la celebración sería incompleta si no se considera el aspecto cívico. Yo las he vivido siempre así y me gustan personalmente como están planteadas.
 
11-¿Qué espera y cómo le gustaría que discurrieran las Fiestas Aracelitanas 2013 que empezarán en unos días?
Espero que todo transcurra con la normalidad característica, que los devotos de la Virgen aprovechen los actos y cultos, y que los lucentinos disfruten de sus fiestas patronales. Que sean para todos días entrañables, para vivirlos cordialmente, porque como he comentado en alguna ocasión el manto de la Virgen debe ser punto de encuentro de cuantos vivimos en Lucena, nunca de separación. Les deseo lo mejor, incluso a quienes intentan envenenar de cualquier forma el agua pura de la tradición aracelitana.

.