martes 04.08.2020

Jueves Santo: La portentosa imagen de la Columna pasea las calles de Lucena (fotos)

Jueves Santo: La portentosa imagen de la Columna pasea las calles de Lucena (fotos)
.
De entre los innumerables momentos mágicos que cada año nos reserva la Semana Santa de Lucena, uno de ellos, sin duda, es la salida de La Columna, que este año quisimos vivir también desde dentro de la iglesia de Santiago, respirando el íntimo ambiente del interior del viejo templo de la judería lucentina y el nerviosismo de cofrades y santeros ante la irrupción en el llanete del amarrado a la Columna lucentino, este año menos explosiva que en años precedentes por expreso deseo de su manijero, Rafael Beato Ruiz. 
 
La imagen del llanete de Santiago repleto de público expectante ante la apertura de las puertas de Santiago, los balcones llenos, el ambiente festivo de las grandes ocasiones. Todo apunta a que algo grande va a ocurrir de un momento a otro, cuando aparece la imagen del Amarrado a la Columna lucentino en el cancel de Santiago, precedida por el fino aguijón sonoro del torralbo. Como un suspiro, la Columna está ya en el centro de la plazoleta entre el aroma de incienso y azahar y la algarabía del sonido afilado del torralbo. Todo está a la altura de la magnífica talla de Pedro Roldán y Onieva, obra cumbre de la imaginería barroca andaluza y tesoro devocional de nuestra ciudad, cima del saber santeril.
 
Ayer la Columna tenía como manijero de la afortunada cuadrilla de santeros que tenían que "pasear" al Señor de la Columna con su típico paso "botao" a Rafael Beato, acompañado en las esquinas por Jorgen Roldán, en la Salud, Miguel Cantero –Izquierda– y Manolo Roldán –mala–, como ya ocurriera el pasado año, bajo el palio de la Esperanza. También repetía como "porrillas" Antonio Beato, junto a Juan Antonio Curiel. Tras la salida de la Columna llegaban las primeras saetas de la noche de Jueves Santo.
 
Posteriormente lo hacía también el paso de palio de la Virgen de la Esperanza. Espectácular, como siempre, el paso de la cofradía por la angosta calle Flores de Negrón, con las barras del  paso de palio de la Esperanza rozando las balconadas del palacio de los Condes de Hust en el momento de máximo esfuerzo de la cuadrilla de santeros mandada por Luis Lara Cantizani, que llevaba en sus esquinas a Rafael Sabán –Salud–, Curro Beato –Izquierda– y David Moreno –mala–. Este año la Virgen presentaba como novedad la restauración del broche-puñal de la Virgen, así como un nuevo tocado y un nuevo fajín para su salida procesional.
 
Numerosos hermanos portando hachones de cera roja y un nutrido grupo de mantillas acompañaron de los titulares de la cofradía de Santiago por las calles de Lucena. La excelente temperatura permitió disfrutar en la calle de una gran jornada de cofradías y santería, seguida en las calles por miles de lucentinos.
 

 

.