Sábado 20.10.2018

Chucherías y golosinas, la clave de la felicidad

Los estudios de neurociencia confirman que el consumo responsable de alimentos como las golosinas o las chucherías aumentan el bienestar integral de la persona fomentando sensaciones de placer, amor, apego y motivación en el día a día.

 

Golosinas
Golosinas
Chucherías y golosinas, la clave de la felicidad

El verano abre nuestro apetito más dulce. Las golosinas triunfan entre los más pequeños, pero no solo los niños son consumidores de este tipo de productos, pues los adultos también son admiradores de las famosas tiendas de chucherías. Algunas empresas especializadas en el sector como Vidal golosinas apuestan por ofrecer productos variados fabricados para personas de todas las edades, para que tanto los niños como los adultos disfruten juntos de un regalo dulce y apetitoso.

Todos conocemos estos pequeños dulces que tan atractivos resultan, pero poco sabemos sobre ellos. Indudablemente se trata de alimentos con un gran porcentaje de azúcar, el enemigo de toda dieta. Sin embargo, el azúcar consumido de una manera responsable puede aportar beneficios físicos y psicológicos tanto a corto como a largo plazo. Los estudios de neurociencia demuestran que un consumo moderado de golosinas favorece el bienestar general de la persona, veamos cuál es la causa de tal afirmación.

El consumo de golosinas aumenta la Dopamina

Nicole Avena, una de las científicas más reconocidas en el área de la neurociencia, afirma que las golosinas disparan los niveles de dopamina. ¿Qué quiere decir esto? La dopamina es una sustancia que genera el cerebro provocando una sensación de bienestar. Al vivir una situación agradable como la que genera el consumo de chucherías o golosinas, el cerebro dispara los niveles de dopamina allá donde estés. Si estos niveles de dopamina son los adecuados se puede sentir placer, amor, apego y motivación; bienestar en general. La dopamina es importante también en los procesos de aprendizaje y de memoria, pues una disminución de esta sustancia en nuestro cerebro puede provocar sensaciones contrarias a las anteriores como debilidad, desinterés, falta de ilusión y depresión.

De modo que el consumo de golosinas de manera responsable aumenta los niveles de dopamina de manera natural, lo cual puede traernos consecuencias ventajosas para nuestro bienestar y el de nuestros niños. Aunque cabe mencionar que el simple disfrute de sus intensos sabores dulces y afrutados ya es toda una aventura para cualquier goloso empedernido.

Las golosinas son irresistibles, eso parece ocurrir para una gran parte de la población que no puede controlar el impulso de comerse al menos una. Esa irresistibilidad no es culpa tan sólo del azúcar, sino que intervienen otros factores como, por ejemplo, sus colores llamativos, sus divertidas formas, su gran variedad y su pequeño tamaño. Todo ello hace de las golosinas una aventura que, independientemente de la edad, es desenfadada y deliciosa. Los sabores que suelen ofrecer estos dulces son muy variados como los jarabes de glucosa que son extraídos de la remolacha, la caña, el maíz, la palma, el coco, etc. Ellos son los culpables de esa explosión de sabor afrutado que experimentamos al consumir cualquier tipo de chuchería. Existen empresas de gran reputación como  Fini golosinas donde se puede encontrar una gran variedad de productos con sabores naturales e intensos. En este sector hay que apostar por la calidad, pues algunas empresas no utilizan productos naturales fomentando la desconfianza en el consumidor. Como cualquier área alimenticia, todo producto tiene que pasar unos filtros de calidad antes de su salida al mercado. Apostar por una marca de confianza es imprescindible para nuestra salud, sobre todo para la de los más pequeños que están en pleno proceso de crecimiento físico. Lo que ellos consuman determinará su futura salud, y con eso no se puede jugar.

Consumo moderado y dieta equilibrada

Un consumo responsable de sustancias con alto porcentaje de azúcar es imprescindible. Como adultos debemos de controlar nuestros impulsos así como educar a los más pequeños de que en el equilibrio está la clave. Una dieta rica en todos los nutrientes que los seres humanos necesitamos para nuestro pleno funcionamiento es el mejor modo de cuidarnos por dentro y por fuera.

El consumo de verduras y frutas es fundamental, tanto para niños como para adultos. En iRecetario hay una gran variedad de recetas saludables y sabrosas. Los hábitos alimenticios pueden moldearse, pues como bien dice la palabra, los hábitos no son más que costumbres. Si el organismo recibe todo lo que necesita en las proporciones adecuadas, el funcionamiento será óptimo. Sin embargo, no olvidemos que cada parte de la pirámide alimenticia es importante para que nuestra salud no experimente ningún desorden o carencia determinada.

La glucosa es parte de una dieta y nuestro organismo necesita azúcar para mantenerse activo y con plena energía. De modo que empresas como Vidal golosinas, con largo recorrido en el sector, animan a un consumo responsable junto a una dieta equilibrada para hacer de nuestros días un poco más felices poniendo una gran sonrisa a la vida.

Comentarios