Martes 25.09.2018

Clases on-line: una buena forma de estudiar sin necesidad de desplazarse

Aprendizaje online
Aprendizaje online
Clases on-line: una buena forma de estudiar sin necesidad de desplazarse

La gran oferta de formación que hoy en día podemos encontrar a través de Internet es cada vez más amplia. Esto se debe a las plataformas de cursos on-line masivos, tanto gratuitos como de pago, y a las universidades que ofrecen sus estudios a distancia.

Se acabó el tradicional pensamiento de estudiar solo si acudes a un centro especializado para ello, al finalizar, claro está, tus estudios obligatorios (aún no ha llegado el día en que la formación obligatoria se pueda estudiar desde casa, pero todo se andará). La formación on-line está en auge gracias a la mejoría de las redes, que permiten conexiones cada vez más rápidas y de mejor calidad, y a la evolución de los dispositivos móviles con acceso a Internet que facilitan la conexión en cualquier momento y desde cualquier lugar. De esta manera es posible aprender sobre cualquier tema que te interese con total flexibilidad y comodidad, especialmente porque tú pones los horarios.

Internet es un nicho de conocimiento y de recursos para el aprendizaje individual y sobretodo está lleno de personas dispuestas a invertir un rato de su tiempo en ayudar a los demás. La oferta es amplísima y muy variada (en ocasiones incluso gratuita) y, en todos los casos, tienes la posibilidad de adaptarla por completo a tu ritmo de vida. Esto multiplica y facilita las oportunidades de aprendizaje para aquellas personas que hasta el momento no se lo podían permitir, bien por no vivir cerca de una institución de enseñanza, o por incompatibilidad con los horarios de trabajo.

Puedes aprender a cocinar, técnicas de marketing, estudiar Historia o Derecho, aprender matemáticas, o lo que más te interese. Existe todo un amplio abanico de ofertas.

Las equivocaciones más habituales cometidas por quienes estudian de forma on-line

  • El centro de estudios: escoger el centro que mejor se adapte a tus necesidades no es nada fácil. Tendemos a pensar que cuánto más caro es un servicio, mejor será y esto no tiene porqué ser así. Un coste elevado, en muchas ocasiones, no es sinónimo de una mejor calidad. Muchas universidades y centros educativos presentan cursos on-line con precios muy altos y se escogen como opción por ese motivo, resultando ser una decepción porque las expectativas estaban por encima de la realidad. Para evitarlo, comprueba bien las acreditaciones del centro y asegúrate de los diplomas que dice ofrecer, del programa de cada curso y de los recursos disponibles. También es aconsejable buscar opiniones en la web para ver experiencias de otra gente, no cometas el mismo error que ya cometió otro.
  • Problemas con la planificación: el atractivo de este tipo de formación es la flexibilidad de horarios, es decir, tú eres el que decide cuándo tener clase y cuando no. Sin embargo, esta libertad tiene como resultado que muchos no consigan terminar sus estudios por falta de disciplina y fuerza de voluntad. Contra esto lo mejor es fijarte unos objetivos personales y planificar tareas mensuales, semanales o diarias.
  • No hablar con tus compañeros y profesores: el contacto con compañeros y profesores hace que estemos más interesados por el curso y más motivados. Esta “incomunicación” es el principal inconveniente de los cursos on-line. Por ello, es importante estar conectados a través de mensajes, correos electrónicos y otros recursos virtuales como foros.
  • Ignorar los recursos de Internet: la mayoría de los centros educativos que ofertan sus estudios on-line facilitan a sus alumnos todo el material que van a necesitar a través de aulas virtuales, documentos descargables y tutorías virtuales con los profesores, pero en la mayoría de los casos esto suele ser insuficiente. Aunque parezca una contradicción, trata de evitar los recursos que te ofrece Internet (por muy tentador que sea) porque te encontrarás con un agujero negro de información en el que puedes perder horas y horas si no sabes cómo y dónde buscar lo que necesitas.Por tanto, es importante que previamente inviertas un poco de tiempo y realices un trabajo de investigación de páginas web que sean actuales, que ofrezcan un contenido real y que sean realmente accesibles. El objetivo es que consigas crear poco a poco recursos digitales que te faciliten el trabajo.
  • La pérdida de tiempo: el tiempo es un bien muy preciado y muy fácil de perder en lo que a la enseñanza se refiere. Estudiar en casa puede ser bastante agotador y si no eres una persona muy aplicada la tentación de distraerte viendo series o películas mientras navegabas con la intención de estudiar, es un tiempo que no podrás dedicar a realizar las tareas de los cursos. Un buen método es fijarte un tiempo, por ejemplo, dos horas en las que estés con el móvil apagado (para evitar cualquier distracción) y, por supuesto, sin nada de redes sociales.

 

Comentarios