Domingo 22.09.2019

¡Consigue que tus camisetas personalizadas sean un exitazo!

Ya sea para regalar, para fiestas universitarias, despedidas de soltero/a,... una buena camiseta personalizada dará unión al grupo.

lucenahoy
lucenahoy
¡Consigue que tus camisetas personalizadas sean un exitazo!

A la hora de crear una camiseta personalizada, hay que tener en cuenta que por un lado va la fantasía, y por otro la realidad. Es decir, una idea que se reproduce en la mente de una persona y que le puede resultar de lo más atractiva, puede luego no corresponderse con algo que realmente se desee llevar en el día a día.

Es decir, cuando hay que personalizar esta prenda, se deben tener en cuenta algunos aspectos que resultan fundamentales para el futuro portador, que puede ser uno mismo o bien un cliente o empleado de un negocio.

Uno de los aspectos más importantes es el tipo de diseño

Si quieres sorprender a alguien especial, podrás optar por comprar camisetas personalizadas para regalar, es decir, que el comprador y la persona que la va a llevar no van a ser la misma. Razón por la cual, el diseño es un aspecto que se debe cuidar especialmente, ya que en ocasiones no hay que convencer a una persona, sino a dos.

Pero con independencia de la imagen elegida, es vital tener claros determinados conceptos básicos de diseño. Uno de ellos es que en el ámbito de la serigrafía, los colores difieren respecto al formato digital. Se aplica la escala Pantone, que es específica para el sector textil, y no la escala RGB o CMYK.

Por suerte, los programas de diseño más utilizados dan la posibilidad de aplicar esta escala de colores de forma absolutamente eficiente. Hay que tener en cuenta también que no todos los tipos de serigrafía admiten cualquier número de colores, razón por la cual es fundamental informarse previamente, según las características del diseño que se pretende realizar.

Hay empresas que facilitan la conversión, sea cual sea el diseño que reciban por parte del cliente. No obstante, el resultado final no será el mismo exactamente que se ve en la pantalla del ordenador, por lo que es vital hacerlo todo bien desde el principio, para no tener sorpresas desagradables después.

La evidencia no es lo suyo. En su lugar, mejor lo subliminal

Los mensajes deben ser subliminales. A nadie le gusta una camiseta publicitaria muy evidente, con una imagen de marca central y excesivamente explícita. Esto no tiene una gran aceptación a nivel de imagen pública.

Lejos de esto, será mucho mejor darse a conocer de forma original, y siempre que sea posible, subliminal. Apelar al humor puede ser muy válido, pero para saber si realmente lo es, hay que estudiar bien cuál será el público objetivo. Son muchas las marcas que optan por lanzar camisetas publicitarias baratas, con un logo básico que pase desapercibido.

Merece bastante la pena pensar en alternativas que puedan destacar la imagen de la marca de mejor manera, y no recurrir a un formato clásico sin suficiente prominencia. De esta manera, la inversión en el producto habrá tenido sentido.

Presta especial atención al contenido

Según cuál sea la idea que se desee plasmar, puede resultar interesante dar una serie de pasos, antes de poner en marcha una producción masiva de camisetas personalizadas. Sobre todo, cuando el número de productos que se van a lanzar es alto, y por tanto hay mucho en juego.

En primer lugar, resulta de lo más conveniente lanzar versiones de prueba para poder comprobar cómo quedan los diseños. El resultado nunca es igual visto en un ordenador, que cuando el usuario se pone la prenda. Ciertas partes del diseño podrían no verse bien, o incluso deformarse, según la constitución de los usuarios.

Como casi en todo, hay una buena estrategia

De modo que resultaría especialmente interesante dejar las partes que menos destaquen en el diseño, en aquellas zonas que puedan ser deformadas con mayor facilidad, centrando el mensaje más importante en los puntos que se verán con más claridad. En todo caso, cuanto más simple resulte el diseño, más fácil será tener una idea aproximada del conjunto, sin que sea necesario que se vean todas sus partes.

Así podrá captarse mejor la atención de quien visualice la prenda. No hay que olvidar que el fin de las camisetas publicitarias no solo es aumentar el compromiso de quien las lleva, sino que tienen que ser un medio para transmitir una idea mediante el usuario que las lleva. Si se combinan todos estos aspectos, se puede conseguir un resultado altamente profesional.

¡Cuidado con la calidad de la prenda que compras!

Cuando se compra un producto, se intenta comprobar que cumple con las clásicas tres “b”, es decir, bueno, bonito y barato. Pues bien, con la competencia que existe en estos momentos, cada vez es más sencillo conseguirlo, pero también es verdad que a lo largo de los últimos tiempos, han adquirido mucha visibilidad productos de menor calidad. Así las cosas, es fundamental asegurarse, antes de hacer una elección.

Si quieres más consejos relacionados con este tipo de prendas o ideas para personalizar tus camisetas, visita las redes sociales de Rafasshop, en la que se comparten artículos interesantes de su blog y últimas novedades de su tienda.

Comentarios