miércoles 01.12.2021

Blas López: 'Mi mayor satisfacción es la motivación que represento para los más pequeños'

Blas López: 'Mi mayor satisfacción es la motivación que represento para los más pequeños'
Blas López: 'Mi mayor satisfacción es la motivación que represento para los más pequeños'

.

MANUEL GONZÁLEZ
Siete días a la semana. Entrenamientos en Málaga y en Lucena y en cualquier sitio en el que permaneciese durante el último año. Sesiones de trabajo en el gimnasio y en la calle. Series de velocidad. Cambios de ritmo. Ejercicios físicos, técnicos, tácticos y específicos. Y, finalmente, la medalla de oro en el World Masters Games de Torino 2013.

Blas López, un lucentino adscrito al club Olympic Art Málaga, se proclamó el pasado viernes día 9 de agosto campeón del mundo de Taekwondo en la ciudad italiana de Torino. Sus orígenes pertenecen al Club Koryo de Lucena y desde hace un año se embarcó en el ambicioso proyecto del Olympic Art Málaga. La entidad malagueña y Blas López se plantearon hace doce meses acudir a los citados juegos deportivos mundiales. El resultado ha sido inmejorable y este luchador lucentino de 37 años se colgó la medalla de oro.

'La final fue angustiosa, ninguno de los dos pretendíamos entrar en conflicto. El rival brasileño iba al contraataque y, en los dos primeros asaltos, ambos queríamos provocar la acción del otro. Los dos primeros asaltos terminaron sin ningún punto. En el tercero decidí arriesgar en acciones ofensivas complicadas, a una altura superior, al casco, que concede mayor puntuación, y el final vencí por 6-8'. Así resumió Blas López el combate decisivo para apoderarse de la presea favorita.

La expedición del Olympic Art Málaga partió de España el martes y regresó el sábado pasado. Un fisioterapeuta, un sparring, dos entrenadores, una jefa de prensa, el presidente del club y el propio deportista. Siete personas conformaron la delegación desde España a Torino, con una escala en Marsella.

El Olympic Art de Málaga, asentado en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga, ha posibilitado que este taekwondista lucentino participara en el World Master Games. El Club Koryo de Lucena, fundado en el año 1983, y ahora más centrado en la formación de deportistas menores, y el Olympic Art de Málaga son hermanos y la unión entre ambos es indisoluble.

Antonio Pedraza, padre, y su hijo del mismo nombre, han sido los entrenadores de Blas López para este acontecimiento deportivo. Los tres pertenecen desde hace un año al Olympic Art de Málaga y alternan la enseñanza del taekwondo tanto en Lucena como en Málaga.

Blas López ha enfocado el último año al World Masters Games, unos juegos olímpicos para mayores de 35 años. La formación, las salidas a otros campeonatos y la gestión de la planificación la ha asumido el Olympic Art de Málaga. El flamante campeón del mundo, que compitió en la categoría de menos de 58 kilogramos, expresa que su mayor satisfacción fueron las palabras y las ganas de seguir entrenando que percibió en sus alumnos al regresar a España. 'Soy su reflejo y represento una motivación para ellos'. 'Es el reconocimiento a un trabajo que no siempre da sus frutos, la competencia siempre es complicada y, menos el primero, todos se quedan en el camino'.

'El triunfo se lo dedico al Olympic Art de Málaga, por su esfuerzo y patrocinio, a mi familia, a mi mujer, a mis niñas y, de otra forma también, al padre de un competidor, Juan Luis Onieva Zafra, que falleció el martes justo cuando partíamos hacia Torino'.

Aparte de a estas personas e instituciones, Blas López también recuerda a los Pedraza, padre e hijo, ambos Antonio. Sus preparadores personales. 'Antonio Pedraza (hijo) fue fundamental para ganar el segundo combate –frente a un español de Barcelona-. Empecé perdiendo, no me sentía cómodo, él marcó el camino y me ofreció la solución', admitió Blas López.

La trayectoria de Blas López hasta la medalla de oro la compusieron un turco, un español y un brasileño. En la primera ronda no tuvo que pelear porque resultó exento. Tanto Blas López como la familia Pedraza están enraizados en el Club Koryo de Lucena. Un club deportivo, orientado al taekwondo, kick-boxing, light contact y semi contact y full contact, que acumula varios años alzándose como la entidad más condecorada de Andalucía en categorías inferiores. Estos logros no han conllevado suculentas ayudas del Ayuntamiento de Lucena. En los tres últimos años, el Club Koryo de Lucena, el más distinguido de la ciudad, únicamente ha recibido 450 euros anuales. No obstante, desde la Administración local se les ha asegurado que en los próximos presupuestos habrá una notable modificación.

Los próximos retos de Blas López son el Open Internacional de Pontevedra, a título personal, y ayudar a Jordi García, otro deportista lucentino del Olympic Art de Málaga, para el campeonato de Europa cadete.

Precisamente en Pontevedra, por la insistencia de un amigo y compañero, hace un año, apareció un sueño que ha terminado con un desenlace insuperable. Blas López se inició en el Taekwondo, un arte marcial canalizado hacia deporte olímpico, a la edad de 7 años. Ahora, con 37 años, y auspiciado por el Olympic Art de Málaga, experimenta su propia época de oro. Con 17 años fue campeón de Andalucía. A los 37 ha sido campeón del mundo. Y en lo último que piensa es en abandonar tanto la instrucción de jóvenes como su recorrido personal. Blas López, a buen seguro, continuará ondeando el nombre de Lucena a nivel nacional e internacional y engrosando el nutrido palmarés del Olympic Art Málaga.

 

 

Comentarios