Miércoles 14.11.2018
Lucena Hoy

MERCADILLO

Vendedores del mercadillo municipal acusan al concejal de Mercados, Lucas Gómez, de "falta de diálogo"

Se muestran contrarios a la estructura que se pretende dar al nuevo emplazamiento del mercadillo junto al auditorio y acusan al equipo de gobierno de actuar sin contar con este colectivo. Vicente Dalda habla de "negligencia" en la actuación municipal.

Algunos de los vendedores del mercadillos junto al edil Vicente Dalda, enta mañana
Algunos de los vendedores del mercadillos junto al edil Vicente Dalda, enta mañana
Vendedores del mercadillo municipal acusan al concejal de Mercados, Lucas Gómez, de "falta de diálogo"

Los vendedores del mercadillo acusan de falta de diálogo para encauzar los problemas de este mercado ambulante municipal al equipo de gobierno en general y al concejal delegado de este área municipal, Lucas Gómez, en particular.

Un grupo de comerciantes ha explicado hoy a este periódico que el equipo de gobierno no ha contado con este colectivo a la hora de diseñar la distribución del nuevo espacio al que se pretende trasladar el mercadillo en las próximas semanas, en la zona de aparcamientos aledaña al Auditorio Municipal. Los comerciantes se muestran disconformes con aspectos como la distribución del mismo en calles exteriores e interiores; el tamaño de los puestos –de seis metros lineales– que consideran insuficientes o la asignación de puestos por sorteo, en lugar de respetar el número de licencia de cada vendedor.

Los vendedores aseguran que el edil de Mercados no ha mantenido contacto alguno con el colectivo y ha actuado a sus espaldas, sin tomar en consideración sus necesidades e incluso sin atender sus llamadas telefónicas.

Como ejemplo de esa falta de diálogo los comerciantes refieren la "caótica" situación que se vivió el pasado miércoles cuando los vendedores comenzaron el montaje en el emplazamiento actual, siendo conminados por agentes de la policía local a trasladarse a la ronda del Valle, lo que supuso la apertura del mercadillo más tarde de lo habitual. Según Jesus Mendoza, vendedor del mercadillo, "el concejal no nos notificó con tiempo el traslado del mercadillo pese a que las ordenanzas son claras e indican que debe hacerlo con quince días de antelación como mínimo". Además, Mendoza indicó que desde el ayuntamiento tampoco se trasladó esta circunstancia a la ciudadanía, lo que hizo que la afluencia de público fuese mínima, ocasionando un grave perjuicio económico a los vendedores. "Somos 170 familias que comemos de esto, y solo pedimos que este señor se reuna con nosotros que somos los afectados. Debemos tener conocimiento de lo que se pretende hacer, queremos reunirnos para que se tengan en cuenta nuestras opiniones. Hay mucha inquietud en el colectivo debido a la permanente falta de diálogo", asegura Mendoza.

Algo similar ocurre con la decisión del consistorio de suspender aquellas licencias que presenten impago de la tasa municipal. Desde el colectivo se considera injustificado que el ayuntamiento pretenda tratar con el mismo rasero a quienes adeudan algunos recibos o a los que deben varios años. "Pedimos que se estudie cada caso y que no se prive a nadie de su puesto de trabajo", solicita Francisco Cabrera, otro vendedor, que asegura que a los comerciante aún no se ha comunicado oficialmente esta decisión municipal, de la que tienen conocimiento por los medios de comunicación. "El señor Gómez tiene que preocuparse por los vendedores. No se ha preguntado porque no pueden pagar. Si alguien tiene problemas puntuales, con esta decisión lo lanza a la ruina. No quiere entender del asunto", asegura Cabrera.

Por su parte, Antonio José Molina pide al ayuntamiento "que nos trate como personas, que se reúna y cuente con nosotros" e indica que "es muy fácil hacer un plano en el que sale todo precioso, sin tener en cuanta que darnos un puesto de seis metros es para muchos meternos en un corral" al tiempo que reclama que "si vamos a cambiar de ubicación debe ser para mejorar las condiciones actuales y no para empeorarlas", refiriendo deficiencias como la falta de servicios o vigilancia.

Ahora los vendedores están considerando constituirse en asociación. "Queremos tener una sola voz para defender nuestros derechos" asegura Jesús Mendoza.

CRÍTICAS DE VICNTE DALDA

Al hilo de estas denuncias, el concejal independiente Vicente Dalda, que se entrevistó con los vendedores en el propio mercadillo, ha acusado al equipo de gobierno de actuar con negligencia en relación a este mercado ambulante. "Se han perdido tres años de subvenciones de la junta de Andalucía, incluso la de este año, por no tener la ordenanza actualizada. El alcalde conocía que esa ordenanza no estaba actualizada, ha dejado pasar el tiempo y hemos perdido unos ingresos importantes para mejorar el mercadillo, del que sí se han beneficiado localidades como Montilla", asevera Dalda.

Además Dalda mostró su apoyo a los comerciantes en sus quejas sobre el mercadillo del pasado miércoles. "El concejal Lucas Gómez dijo que había llamado a los comerciantes con tiempo suficiente. Eso es falso. También dijo que había dado una nota de prensa sobre el traslado para público conocimiento de la ciudadanía, y esa nota nunca se hizo. Perjudicó de forma grave a los comerciantes y a los usuarios", apuntaba hoy Dalda, que lamentó que, a estas alturas, y con un traslado del emplazamiento previsto para las próximas semanas "todavía no se haya reunido con los vendedores, a los que no les convence el formato elegido", pese a que estos comerciantes pagan "el doble que en Córdoba capital en concepto de tasas para poner sus puestos en Lucena", situación que Dalda pide que se revise.