Martes 22.10.2019

URBANISMO

VÍDEO: Juan Pérez sostiene razones técnicas para justificar el diseño del entoldado del centro pese a reconocer que "los vecinos han expresado su opinión, y evidentemente no es buena"

Además, Juan Pérez señaló que todos los grupos políticos y los propios vecinos han tenido completa información sobre el proyecto, anuncia algunas mejoras y pide a los vecinos paciencia para ver el resultado final, mientras el arquitecto redactor del proyecto, Javier de Ver,a defiende su trabajo y asegura que "la valoración estética de un proyecto es algo subjetivo"

Toldos instalados en la calle El Peso
Toldos instalados en la calle El Peso
VÍDEO: Juan Pérez sostiene razones técnicas para justificar el diseño del entoldado del centro pese a reconocer que "los vecinos han expresado su opinión, y evidentemente no es buena"

El alcalde de Lucena, Juan Pérez, acompañado por el arquitecto redactor del proyecto, Javier de Vera, han comparecido hoy en rueda de prensa para explicar los pormenores del entoldamiento de las calles El Peso y Las Torres.

El regidor lucentino, Juan Pérez, ha indicado que en el diseño final del proyecto han sido tenidos en cuenta distintos aspectos, entre los que ha destacado la necesidad de adaptar el proyecto a la desigual altura de los edificios de estas calles y la decisión de no crear nuestras estructuras portantes en los edificios o en la propia vía pública, recientemente remodelada; la necesidad de que la instalación permita el tráfico de vehículos de emergencia; la reducción al máximo de las molestias a los vecinos –teniendo en cuenta que en lo sucesivo los toldos permanecerán colocados entre mayo y octubre–; la creación de un ambiente 'abierto' generando una sombra suave o evitar la acumulación de gases procedentes del tráfico rodado, a través de las separaciones entre toldos y fachadas.

En cuanto al material, el alcalde indicó que se ha utilizado un tejido geotextil, microperforado –para que pueda evacuar el agua de lluvia– e ignifugo, más caro que otras lonas utilizadas para este fin, "pero más seguro y de mayor durabilidad, con una vida prevista de unos diez años y cumpliendo todas las prescripciones técnicas para este tipo de instalaciones". Finalmente, sobre el color, Pérez indicó que el proyecto contemplaba que fuese "blanco o blanco roto" e indicó que la premura con la que se ha efectuado la contratación tampoco habría permitido cambiar la tonalidad para evitar más retrasos.

Juan Pérez ha indicado que el proyecto, conocido por todos los grupos políticos, hablaba de toldos rectangulares, "aunque también otras formas geométricas, como por ejemplo el triángulo, dando lugar a otro diseño", diferenciado al de otras localidades y adaptado a la realidad de las calles en las que se han instalado los toldos y bajo la premisa de que "no se estaba buscando la sombra de un toldo de patio sino una sombra que favorezca la actividad comercial", señalando que no se deben hacer comparaciones con otras localidades porque "hablamos de realidades distintas".

Además, Juan Pérez señaló que todos los grupos políticos y los propios vecinos han tenido completa información sobre el proyecto, que ha sido analizado en "tres o cuatro comisiones", cuestión de la que han disentido radicalmente desde el PP.

Pese a las justificaciones, el alcalde de Lucena ha ratificado que el ha sido el primer sorprendido por el resultado. "No es la imagen que tenía creada de como iban a quedar, pero quiero pedir a los ciudadanos un poco de paciencia para ver el resultado final" y que entiendan que "el diseño viene marcado por las características de cada calle" y "se podrán corregir aquellos aspectos que sea necesario", sin coste adicional para el consistorio. Entre esos elementos a corregir se ha barajado la colocación de algunos suplementos en las zonas en las que se generan mayores zonas sin sombra en algunas horas del día o la cobertura total o parcial de los espacios de intersección, como las Cuatro Esquinas, en los que no estaba prevista colocar ningún toldo.

No obstante, Pérez ha indicado que "la ciudadanía es soberana, a ellos nos debemos, y tenemos que ser sensibles a sus decisiones", lo que, de una parte, justifica esta rueda de prensa de dación de cuentas y de otra, la posibilidad de modificar el proyecto si el resultado final no es el esperado. "Estamos aquí porque los vecinos han expresado su opinión, y evidentemente no es buena", indicó Pérez. Cabe reseñar que el proyecto de entoldamiento del centro urbano no afecta exclusivamente a estas dos calles, sino que se irá ampliando en años sucesivos.

Respecto al precio, Juan Pérez se ha mostrado especialmente molesto con algunas opiniones expresadas en redes sociales sobre el precio de los toldos, la fórmula de adjudicación o posibles intereses espúrios en este asunto. El coste del proyecto, así como todo el proceso de contratación está publicado en el Perfil del Contratante del Ayuntamiento de Lucena como cualquier otra contratación, y ha ascendido a 91.640 euros para el suministro, instalación y custodia de los toldos y 7.350 euros por cada retirada o instalación posteriores, durante un periodo contratado de dos años.

Finalmente, sobre la instalación tardía de los toldos el alcalde de Lucena ha reiterado que "se han contratado cuando se tuvo constancia de la subvención de 70.000 otorgada por la Junta de Andalucía, en mayo; el proceso se ha prolongado dos meses debido a la retirada de la primera adjudicataria y se han colocado en menos de un mes, todo ello obligado por la necesidad de justificar la subvención en el plazo máximo de seis meses desde el otorgamiento de la ayuda.

En la rueda de prensa también ha intervenido el arquitecto redactor del proyecto, Javier de Vera, que ha defendido su trabajo. "Soy el responsable del diseño del proyecto y como tal quedo a lo que el ayuntamiento decida sobre mi trabajo", indicaba Vera, que señalaba que "la valoración estética de un proyecto es algo subjetivo, creo que en este caso da matices que mejoran la actuación en una calle muy compleja" y aseguraba que "este es uno de los problemas de mi profesión". También se ha referido el arquitecto municipal a la presión que supone la elaboración de un proyecto de estas características en un breve espacio de tiempo y a que la premisa del trabajo fue siempre la de no implementar con nuevas estructuras metálicas o soportes unas calles que han sido recientemente remodeladas y proporcionar "una sobra tamizada" a las mismas.

Comentarios