jueves 09.07.2020
Lucena Hoy

La Junta abre al tráfico la glorieta que conecta la variante de Lucena con la A-331 a Rute

La paralización del sector de la construcción debido a la crisis  sanitaria del coronavirus ha pospuesto su apertura dos semanas
La Junta abre al tráfico la glorieta que conecta la variante de Lucena con la A-331 a Rute
La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, que ejecuta las obras de la nueva variante de Lucena a través de la Agencia de Obra Pública de la Junta, ha abierto al tráfico la nueva glorieta de conexión con la A-331 a Rute. Esta apertura estaba prevista para el 30 de marzo, pero se suspendió en cumplimiento del Real Decreto-Ley 9/2020 del 27 de marzo, por el que el Gobierno central adoptó durante dos semanas el cese de actividades no consideradas esenciales, como el sector de la construcción, para hacer frente a la crisis sanitaria del coronavirus (Covid-19)

La apertura al tráfico de la conexión final de la variante con la A-331 permite la demolición del desvío alternativo de tráfico que ha venido funcionando durante las obras para dar continuidad a la carretera A-331 hacia Rute. Además, se pone en servicio dos tramos de carretera de nueva ejecución de entrada a la glorieta desde Rute y los Llanos de Don Juan, con 440 metros de longitud, y de salida de la glorieta hacia Lucena, con 250 metros de longitud. Esta apertura al tráfico ha estado coordinada con la Guardia Civil de Tráfico.

El esfuerzo llevado a cabo por la Consejería de Fomento en este último año ha permitido que las obras puedan finalizarse en breve, después de diez años desde su adjudicación. El nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía ha ejecutado en tan solo 15 meses el 50 por ciento de la obra, mientras que los anteriores ejecutivos tardaron casi una década en ejecutar la primera mitad.

Esta actuación fue adjudicada en febrero de 2010 y por diferentes motivos fue reprogramada y paralizada en diversas ocasiones, hasta su reactivación definitiva en diciembre de 2017. Si bien, no fue hasta 2019 cuando el nivel de ejecución avanzó considerablemente, lo que ha permitido que solo quede la recta final de los trabajos.