jueves 08.12.2022

La colaboración empresarial permitirá que la feria cuente con un novillada con picadores

La colaboración empresarial permitirá que la feria cuente con un novillada con picadores
La colaboración empresarial permitirá que la feria cuente con un novillada con picadores
.
Finalmente el esfuerzo de un buen número de aficionados y empresas lucentinas han conseguido que la Feria del Valle no se vaya de vacío en lo que a festejos taurinos se refiere. A falta de cerrar algunos flecos, todo apunta a que en la tarde del domingo, 8 de septiembre, el Coso de los Donceles acogerá una novillada con picadores.
 
Por el momento podemos confirmar que se lidiarán novillos de la ganadería gaditana de Fuente Ymbro, para el rejoneador Manolo Moreno y para dos novilleros cuyos contratos se cerrarán en las próximas horas. Fuentes de la sociedad Plaza de Toros de Lucena han confirmado a LucenaHoy que el cartel está cerrado "en un 99%" y se publicitará la próxima semana.
 
Lo que también confirma esta sociedad lucentina son las "enormes dificultades" que supone en estos momentos la organización de un espectáculo taurino. Las grandes empresas centran sus esfuerzos en apuestas seguras y las subvenciones de las administraciones públicas que durante muchos años sustentaron una parte de los ciclos taurinos han desaparecido. A ello se suman los altos costes de este tipo de espectáculos, que pueden ir de 25.000 a 35.000 euros para una novillada con picadores como la programada para esta feria y de 90.000 a 100.000 euros para una corrida de toros con un cartel medio.
 
Así las cosas, y pese a haber ofrecido a varias empresas la organización del ciclo de la feria del Valle con "piso-plaza" gratuito, es decir, sin pago de canón alguno por la utilización del coso taurino, ha sido necesario que la sociedad Plaza de Toros de Lucena movilice a una veintena de aficionados y empresas locales para la financiación de esta novillada, que organiza la empresa de Curro Escacena, que ya montó la corrida de rejones del pasado mes de mayo.
 
UNA PLAZA SIN SUERTE
Con un aforo de 6.500 localidades y unas instalaciones de primera calidad, el Coso de los Donceles fue inaugurado el 16 de julio de 2006 con un cartel formado por el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y los diestros Enrique Ponce, Finito de Córdoba y Manuel Díaz El Cordobés, colgando el cartel de "no hay billetes" . Desde entonces distintos empresarios han intentado sacar adelante el albero lucentino sin suerte.
 
La plaza fue gestionada inicialmente por la prestigiosa Taurotoro, de González de Caldas, que dejó el coso en 2009, pasando el testigo a la empresa Toros Sureste, del empresario murciano Ángel Bernal. Tras dos temporadas sin obtener los resultados esperados la plaza lucentina pasaba a ser gestionada por la firma Juancofer, que saldó su paso por Lucena de forma muy negativa, con la suspensión del festejo programado con motivo de las Fiestas Aracelitanas y un auténtico rosario de sustituciones de los diestros anunciados en la corrida de la Feria del Valle de dicho año.
 
El pasado año el Coso de los Donceles fue gestionada por Taurocerro, que asumió la organización del festejo celebrado el Domingo de Resurrección, con un cartel formado por Manuel Benítez "El Cordobés", Antonio Ferrera y Víctor Abad y más de media entrada en los tendidos. Sin embargo, en septiembre se anunciaba que el resto del año "sería de secano" en cuanto a toros en Lucena, excepción hecha de una novillada de promoción que incluso trajo a Lucena a las cámaras de Canal Sur.
 
Este año la sociedad gestora incluso insertó anuncios en medios especializados ofertando la plaza a empresas del sector. El último festejo se celebró el 5 de mayo pasado, con motivo de las Fiestas Aracelitanas. La empresa Curro Escacena se estrenaba con una corrida de rejones que cubrió apenas media entrada, pese a contar con precios populares que iban de los 10 a los 50 euros y con una terna que ofreció un gran juego sobre el albero: Fermín Bohórquez, Manuel Manzanares y Manuel Moreno, que salieron en hombros por la puerta de los Donceles tras cortar diez orejas.
.
 
.

Comentarios