martes 20.10.2020

La banda de ladrones de estancos de la calle Corralás era la más activa de Andalucía

La banda de ladrones de estancos de la calle Corralás era la más activa de Andalucía
.
La actuación desarrollada ayer en Lucena por la Unidad de Delitos contra el Patrimonio de la Benemérita de Málaga; el equipo contra el crimen organizado de la Unidad Central Operativa del Instituto Armado y efectivos de la Guardia Civil de Córdoba ha logrado desarticular la red de atracadores de estancos más activa de Andalucía, a la que se considera responsable de entre diez y veinte atracos en distintos puntos de la comunidad autónoma andaluza.
 
La operación, cuyos detalles se encuentran bajo secreto sumarial, continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.
 
Los presuntos ladrones –que anoche fueron trasladados a la Comandancia Provincial de la Guardia Civil desde el depósito de detenidos de la Policía Local– están acusados de asociación ilícita, robo con fuerza y receptación, según informaron fuentes del caso al diario ABC, que revela hoy que los miembros de esta organización criminal actuaban en Extremadura, Córdoba y provincias limítrofes (sobre todo, Sevilla y Málaga), y principalmente en localidades con poca presencia policial, donde asaltaban, mediante el método del butrón, establecimientos dedicados a la venta de tabaco cuando acababan de ser abastecidos. Una vez que se hacían con la mercancía, la ponían en circulación a un precio más bajo en la calle o en bares. En estos casos, un cartón de tabaco, por ejemplo, puede acabar vendiéndose a 10 euros (un euro por cajetilla) y un paquete de rubio de los más costosos, a 3,50 euros.
 
Por el momento, se desconoce el total de cajetillas aprehendidas por el Instituto Armado en el piso de la calle Corralás o en el resto de registros realizados, si bien ha trascendido que se trata de «una elevada cantidad» de cartones robados.
 
La Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba declinó aportar datos sobre la investigación, si bien apuntó que «el operativo permitirá esclarecer un gran número de robos llevados a cabo en distintas provincias». Todo hace indicar que las detenciones de ayer podrían haberse precipitado tras uno de estos robos, llevado a cabo en las últimas horas en la provincia de Málaga.
 
Los estancos se han convertido en objetivo de numerosas bandas ante la facilidad para vender la mercancía robada en la calle sin grandes riesgos. Nuestra comarca tampoco ha sido ajena a este tipo de robos. En junio, la Guardia Civil de Baena detenía a cinco personas tras el robo en un local del que supuestamente se llevaron tabaco valorado en 120.000 euros. Este mismo mes la Benemérita se incautaba en el mismo municipio de otras 2.000 cajetillas, actuación que refleja la foto que publicamos.
 
También en octubre pasado se produjo un robo de similares características en la vecina localidad de Priego de Córdoba, donde los cacos lograron hacerse con cajetillas valoradas en más de 35.000 euros.
 
El asunto preocupa. Así, esta misma semana el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, mantuvo una reunión con diversas instituciones vinculadas al negocio de los cigarrillos con el objetivo de coordinar medidas para acabar con el contrabando. Durante el pasado ejercicio el total de cajetillas confiscadas por la Unidad de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria superó la cifra de 176.400, frente a las 65.673 aprehendidas el ejercicio anterior.
 
Fuentes del sector consideran que un cuarenta por ciento del tabaco que se fuma en córdoba es ilegal. A ello contribuye la actual situación económica general, que ha llevado a muchas personas a intentar ganarse unos euros vendiendo tabaco de contrabando a las puertas de bares o plazas, recuperando una figura que parecía formar parte del pasado reciente.
.