martes 29.09.2020
Vídeos
VÍDEO: El Hospital "Ciudad de Lucena" generará 320 empleos. Te contamos cómo será este centro sanitario
Economía

VÍDEO: El Hospital "Ciudad de Lucena" generará 320 empleos. Te contamos cómo será este centro sanitario

La puesta en marcha del Hospital Ciudad de Lucena es, sin duda, una de las noticias del año para Lucena y el sur de la provincia de Córdoba. Casi un centenar de personas trabajan sin descanso en las obras de adaptación de las instalaciones del antiguo hotel Prestige para su nuevo uso sanitario con el objetivo de que el centro pueda abrir sus puertas en el próximo mes de octubre, tras una inversión de unos 24 millones de euros. En este vídeo hablamos con Juan Carlos Martín, responsable del proyecto puesto en marcha por la empresa Cala Verda, tras el cambio de enfoque que ha experimentado esta iniciativa privada  en las últimas semanas.

Según explica Martín, a la vista de la actual situación generada por el COVID-19 se ha optado por transformar la residencia inicial en un centro hospitalario de media y larga estancia para pacientes crónicos, pasando a contar en conjunto con 143 habitaciones y capacidad para 232 pacientes.

La planta sótano albergará las ocho consultas de urgencias, cinco quirófanos, sala de partos, hospital de día, pruebas diagnósticas y fisioterapia, entre otras dependencias. En la planta baja quedarán diez consultas para especialidades y 26 habitaciones de la sección de cirugía, así como la cafetería-restaurante, único espacio del antiguo hotel que permanece en su espacio original. A la primera planta irán el área de maternidad y pediatría, los cuidados intensivos o cardiología, con otras 58 habitaciones y a la planta segunda la zona de medicina interna, con otras 53 habitaciones. En torno a 15 especialidades médicas; otras doce quirúrgicas y una decena de unidades de diagnóstico componen la cartera de servicios inicial de un centro que según Juan Carlos Martín contará con unos 320 empleados cuando se alcance la entrada en funcionamiento de todos los servicios, que gestionará la empresa Amaveca Centro de Mayores SL.

El proceso de selección de personal se abrirá en la primera quincena de septiembre en el propio hospital. Como Martín explica en el vídeo, todas aquellas personas interesadas en presentar su candidatura para integrarse en la plantilla del Hospital "Ciudad de Lucena" podrá entregar su curriculum de forma personal, en el periodo habitado formalmente para este fin, pasando posteriormente a una entrevista. Se precisan todos aquellos empleos relacionados con la familia sanitaria, así como personal de administración, limpieza o restauración.

Además, la promotora está contando con numerosas empresas locales para la transformación del edificio y serán firmas lucentinas las que produzcan el mobiliario. Juan Carlos Martín asegura que todo ello generará un importante impacto económico y generación de riqueza en la ciudad.

Respecto al perfil del usuario, Martín revela que “el centro se dirige al usuario de seguros médicos privados, aunque está en disposición de competir por cualquier paquete de servicios concertados con la administración andaluza. No obstante desde la propiedad se insiste en que el Hospital Ciudad de Lucena no viene para convertirse en una alternativa al hospital público de la Junta de Andalucía, sino a “complementarlo”. 

La promotora se muestra satisfecha con el apoyo institucional recibido aunque considera importante poder contar con un enlace a la A45, la mejora de los accesos desde la N331 o la incorporación del hospital al recorrido del bus urbano

Te invitamos a ampliar esta información viendo esta entrevista con el máximo responsable del proyecto.

VÍDEO: Vuelve a Lucena el mercadillo de los miércoles entre mascarillas y medidas de seguridad
Economía

VÍDEO: Vuelve a Lucena el mercadillo de los miércoles entre mascarillas y medidas de seguridad

El camino hacia la nueva normalidad nos deja cada día situaciones impensables hace solo unos meses. Los mercadillos, normalmente atestados de gente, en los que se buscan las mejores prendas en el montón o se puede elegir la fruta que se lleva uno para casa, han regresado pero cambian radicalmente de imagen, rodeados de todo tipo de medidas de control, desde la entrada a la salida.

Hoy los más de 170 vendedores que cada miércoles acuden a Lucena para pregonar y vender sus mercancías se enfrentaban a su primer día de mercadillo. Estrenaban ubicación y medidas de seguridad.  Si alguien temía algo parecido a una peligrosa multitud se equivocó.

El mercadillo volvía tras más de tres meses y un intento fallido –la pasada semana–  y era un buen termómetro para verificar si se empiezan a recuperar costumbres tras el miedo a la COVID-19.

Mascarillas obligatorias desde la entrada, recomendación de acceso en grupos reducidos y de observar la distancia social, sentido único y distribución de gel hidroalcohólico tanto en el acceso, custodiado por personal de seguridad, como en muchos puestos.

Aunque todos los vendedores han podido volver a la actividad de forma conjunta el recinto, totalmente cerrado, contaba con una limitación de aforo que no se ha superado en ningún momento. A las 11 de la mañana habían pasado por el punto de entrada más de 1200 personas, aunque la impresión general era de perfecta organización y normalidad entre vendedores y usuarios.

También se podía observar un mayor espacio entre los puestos y entre estos y los visitantes para evitar las aglomeraciones.

Puestos de fruta y verdura, aceitunas y aliños, retales, ropas, calzado y complementos. Es lo que hemos visto en este primer mercadillo tras la fase más aguda de la pandemia, una vez superado el estado de alarma.

Entre los comerciantes un poco de todo. Satisfacción por la vuelta a la actividad en una plaza grande y buena como la de Lucena, alguna queja por el calor, que dificulta el uso de las mascarillas, y porque no todo el mundo se ha enterado que este miércoles volvía a haber mercadillo,  la impresión de que a la gente le puede costar moverse después de tres meses en casa y toda la ilusión puesta en este tiempo extraño que nos ha tocado vivir.

Entre los usuarios la misma satisfacción por reencontrarse con su mercadillo de siempre, más que un punto de venta una costumbre, un ritual de cada miércoles que forma parte de la vida de muchos lucentinos desde tiempo inmemorial.