martes 27.10.2020
Cofradías

GALERÍA: La arquitecta lucentina Sierra Ciriza Gutiérrez protagoniza el pregón de Santa Teresa, con el amor como hilo conductor

El Amor, con mayúsculas, fue el hilo conductor del Pregón a Santa Teresa de Jesús con el que la arquitecta lucentina Sierra Ciriza Gutiérrez abría ayer en la parroquia de Santiago el pórtico de los cultos que la cofradía teresiana dedica a su titular, actos que continuarán hoy con la procesión de la Santa a partir de las siete y media de la tarde.

La pregonera fue presentada por su primo, Jesús Gutiérrez Ruiz-Canela, que comenzó su intervención con palabras de la propia protagonista en su presentación del pregón de Jesús Gutiérrez en la Semana Santa de 2009, la calificó como permanente pregonera  "en la educación de tus hijos, siempre basada en intentar cimentar un pilar fundamental en tu vida, llamado Cristo; en tu trabajo, pregonera con tus padres y hermana, y pregonera como predicadora de la fe, en el movimiento de cursillos de cristiandad".

Sierra Ciriza elaboró un sólido discurso para mostrar la personalidad de la Santa de Ávila, esbozando algunas pinceladas de su azarosa vida de permanente búsqueda de Dios, mostrando el reflejo de ese camino en sus propios textos, que aún hoy siguen manteniendo su vigencia, e identificando esos gestos, por momentos, en el amor en su entorno familiar más cercano

"Santa Teresa es amor, porque ella era la presencia de Dios en la tierra, porque hay personas que te hablan de Cristo, otras que te llegan al alma y otras en las que ves al mismísimo Dios presente, en las que la luz de Dios pasa a través de sus cuerpos transparentes. Y que sea capaz de seguir consiguiéndolo con millones de personas de todo el mundo 500 años después... eso no es magia, eso es Dios y ésta es Santa Teresa de Jesús. Una mujer que enamora al instante por su fortaleza", indicó Sierra Ciriza en un momento de su pregón.  

También estuvo presente en su alocución la importancia de la oración en ese camino de búsqueda del amor y de Dios, indicando que "lo que a Teresa realmente le hacía feliz no era otra cosa más que estar a solas con Jesús, ponerse en oración con Él, escucharle, hablarle, momentos de intimidad, éxtasis, ... En una ocasión dijo: “Después que comencé a tener oración, nunca más dejé de ser feliz”.

Continuó Sierra Ciriza su pregón relatando la constante entrega a los demás de Teresa de Ávila, su tesón como fundadora de la Orden de Carmelitas Descalzos y su apoyo constante a los más necesitados. "Teresa se levantaba y salía a la calle en busca de los necesitados y viajaba, y fundaba y no paraba. Porque su vida era una constante entrega a los demás, y su amor a Cristo era lo único que la mantenía fuerte para seguir adelante superando obstáculos", señaló la pregonera, que calificó a Santa Teresa como referente de igualdad para las mujeres –“Todos somos iguales ante los ojos de Dios” repetía ella continuamente–, y mujer adelantada a su época, que le valió el ser la primera mujer declarada Doctora de la Iglesia en 1970 durante el pontificado de Pablo VI.

Para Sierra Ciriza Gutiérrez, Santa Teresa es "universal, pues su vida y su palabra contienen un magisterio de vida y continúa a través de los siglos" y su mensaje sigue vigente "porque nos habla de valores en nuestra sociedad ausentes y que seguimos buscando". 

Cerró la pregonera su manifiesto sobre la Santa de Ávila con palabras de cariño para la cofradía, que vela por el mantenimiento de esta devoción en nuestra ciudad y para la cuadrilla de santeros que hoy la pasearán por las calles de Lucena.

GALERÍA: La arquitecta lucentina Sierra Ciriza Gutiérrez protagoniza el pregón de Santa Teresa, con el amor como hilo conductor