viernes 26.02.2021
Cofradías

GALERÍA: La imposición de la ceniza y el Vía Crucis de la Columna abren una Cuaresma diferente

El templo de Santiago acogía anoche entre sus centenarios muros el Solemne Vía Crucis del Señor de la Columna, que tradicionalmente abre los actos cuaresmales que organizan las cofradías lucentinas.

El Vía Crucis se iniciaba tras la misa y la imposición de la ceniza, con la que se inicia la Cuaresma en las distintas parroquias de nuestra ciudad, una ceremonia que también ha sufrido este año cambios como consecuencia de la pandemia, obligando a los templos a reducir el aforo al treinta por ciento y a los fieles a mantener una distancia de seguridad interpersonal, permanecer sentados en los bancos, usar gel hidroalcohólico a la entrada del templo para el lavado de manos o llevar mascarilla, aunque quizá lo más significativo fuera la sustitución de la cruz que se dibuja en la frente de los feligreses por colocar un poco de ceniza sobre sus cabezas.

El Amarrado a la Columna de Santiago, obra del insigne escultor hispalense Pedro Roldán en 1675 y objeto de devoción del pueblo de Lucena, tampoco recorrió en esta ocasión las naves de la parroquia a hombros de unos santeros que por segundo año consecutivo verán frustrada la posibilidad de partir de Santiago en la tarde del Jueves Santo y presidió los rezos desde un lateral del altar, flanqueado por dos solitarios cirios rojos.

Será una forma diferente de vivir la Cuaresma, pero, en cualquier caso, ya es cuaresma en Lucena.

Las fotos las firma Jesús Cañete.

GALERÍA: La imposición de la ceniza y el Vía Crucis de la Columna abren una Cuaresma diferente