Domingo 22.09.2019
COFRADÍAS

GALERÍA: José Luis Roldán del Valle abre con su pregón el pórtico de la Semana Santa de Lucena

José Luis Roldán del Valle abrió ayer con su pregón las puertas de una Semana Santa que hoy dará sus primeros pasos con tres cofradías haciendo estación de penitencia por las calles de la ciudad.

El pregonero fue presentado por su cuñada, Rosario Valverde Herencia, que habló del José Luis Roldán amigo, profesor, cofrade, pregonero, santero y amante de las tradiciones lucentinas, antes de darle el testigo para proclamar desde el altar mayor de San Mateo la Semana de Pasión de Lucena.

Roldán del Valle, doctor en Historia y profesor en el IES Marqués de Comares, contaba hasta ayer con el bagaje de haber realizado la presentación al pregón de la Santa Fe ofrecido por Gaspar Villa Fernández, en el año 1987 y el pregón de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en la Cuaresma del 1996, año en el que también fue cuadrillero y manijero del Señor.

El pregonero, que contó con la colaboración del Coro de Cámara Elí Hoshana y la Banda de Música de Lucena en algunas fases de su pregón, comenzó con los protocolarios saludos y el sincero agradecimiento a su presentadora.

Después, José Luis Roldán se valió del imaginado diálogo entre la Virgen del Socorro y San Juan Evangelista –que bajan de sus tronos en la soledad de la Capillita de Jesús un Viernes Santo mientras aguardan el momento del Santo Entierro– para hablar "de María, de Jesús y de Lucena". De la mano de ambos personajes, Roldán del Valle situó a los asistentes que llenaron la iglesia de San Mateo ante la angustia de la Madre que presiente cercano y dramático el final de su Hijo tras una jornada de ofensas y tormento, realizando a través de sus palabras un recorrido por la geografía de templos y advocaciones cofrades de Lucena, trufando el relato íntimo entre la Virgen y el discípulo amado de Jesús con conexiones con añoranzas propias como cofrade, santero o pregonero.

No faltó en su pregón la santería, a la que dedicó el tramo final y más directo de su pregón. A través de los recuerdos personales –el de su padre, Manuel Roldán, "pollino viejo", que le abrió de par en par las puertas del sentimiento cofrade y santero o el de su primera santería en el Silencio "con unos pantalones de novio de padre y un cinto de forro morado prestado por Frasquito el de Mari Pepa"– pero también, de forma honesta y valiente, a través de sus reflexiones sobre lo que debe ser la santería:  "Tendríamos que preguntarnos, qué nos pesa más, el trono o el pecado. A veces tendríamos que ponernos la mano en el corazón y preguntarnos: ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué nos escabullimos de muchos de los cultos religiosos que se organizan en las cofradías? ¿Es que todo esto se reduce a un simple alarde de fuerza, de poderío?. La santería –en parte– es eso, alarde, poderío, arte, sabiduría... y eso no está mal (...) pero a mi me gustaría pensar que la santería es algo más. Tiene que ser de nuestra fe la expresión, reflejo de la devoción, sacrificio y oración, elegancia y humildad, humildad en el saber ser y elegancia en el saber estar, humildad para no alardear de nuestra suerte, elegancia para respetar a las cofradías y a los manijeros, en nuestro comportamiento, en nuestra manera de ser y hasta en nuestra manera de hablar".

Cerró su pregón José Luis Roldán con otro recuerdo infantil, esta vez con su madre como protagonista del momento de vestir la túnica morada del Viernes Santo, y su padre como acompañante en la bendición del Señor de las Espigas tras el Miserere y el Perdón en la Plaza Nueva, rota por la emoción de los ¡Viva Nuestro Padre! y los acordes del Himno Nacional interpretado por la Banda de Música de Lucena, clausurando su exposición ante el aplauso de los asistentes.

 

PREMIO COFRADE MANOLO RAMÍREZ

Como cada año, el acto del pregón se abrió con la entrega del premio “Cofrade Manolo Ramírez” 2018, al lucentino Jesús Fernández Lara por parte del presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Requerey. Nacido en Lucena en 1944, Fernández Lara ha desarrollado su vida laboral como empresario del sector del mueble, está casado y es padre de tres hijos. El galardón premia su intensa trayectoria desde una comprometida y decidida participación en el mundo cofrade, destacando especialmente su trabajo y dedicación en la Cofradía de Santiago Apóstol, en la Cofradía del Amor y en la Hermandad de San José Artesano, contando con los reconocimientos de estas instituciones.

Les dejamos algunas fotos de ambos actos.

banner-620x130px LucenaHoy

CARNAVALUC

GALERÍA: José Luis Roldán del Valle abre con su pregón el pórtico de la Semana Santa de Lucena