martes 15.06.2021
Cofradías

Galería: El Vía Crucis del Silencio se queda en San Mateo ante la amenaza de lluvia

El Viernes de Dolores en Lucena tiene tres protagonistas principales. A la celebración de Besamanos de la Dolorosa de la Congregación Servita de Ntra. Sra. de los Dolores en San Mateo, se sumaba por la noche Ntro. Padre Jesús Nazareno y su tradicional y siempre multitudinario miserere y más tarde el Crucificado del Silencio, que con su solemne viacrucis por las calles de Lucena deja abiertas de par en par las puertas de la Semana Santa de Lucena.

Sin embargo, las once campanadas que anuncian la última hora del viernes, no abrieron ayer San Mateo. La fina llovizna que a esas horas caía sobre Lucena y la amenaza de lluvia en los minutos posteriores hicieron que, tras una reunión de la Junta de Gobierno, se optase por realizar el viacrucis en el interior del templo. En esta ocasión los tambores enlutados debieron acomodarse en el angosto espacio que los tronos de las distintas cofradías que parten desde esta parroquia han dejado, espacio compartido con numerosos devotos, que asistieron en silencio a la lectura de las distintas estaciones por el pasillo central del templo. 

La imagen del Señor, portada sobre hombros de enlutados nazarenos de antifaz y capirote blanco y túnica negra, no se movió de su parroquia.

Viacrucis de recogimiento y oración el de la más castellana de las cofradías lucentinas, entre el olor de incienso y el sonido ronco de los tambores enlutados, que dejó imágenes de gran belleza y plasticidad, que hemos intentado recoger en la galería de fotos de Jesús Ruiz Jiménez. Lucena está ya presta a vivir los días grandes de la semana más especial del año.

Galería: El Vía Crucis del Silencio se queda en San Mateo ante la amenaza de lluvia