martes 28.06.2022
Ocio

GALERÍA: Los 93.000 euros legados por tres lucentinos a la AECC permitirán salvar vidas a través de un proyecto de investigación sobre un tipo de cáncer infantil

Los 93.000 euros legados por tres lucentinos a la Junta Local de la Asociación Española contra el Cáncer de Lucena permitirán que durante los tres próximos años el equipo de las doctoras Ana Losada y Ana Cuadrado, investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) de Madrid, pueda trabajar en un proyecto que persigue la identificación de genes asociados a la agresividad de un tipo de cáncer infantil denominado Sarcoma de Ewing

Las herencias en favor de este colectivo de Antonia Porras y José Briones y la totalidad de la recaudación obtenida por la venta del libro Haikus del buen amor desde Lucena (y del mundo), del malogrado Manolo Lara Cantizani –más de 17.000 euros– han hecho posible esta importantísima donación, la más elevada realizada en toda su historia por la asociación lucentina, según su presidenta Araceli Chicano.

Una de las directoras del proyecto, la doctora Ana Cuadrado, estuvo este viernes en Lucena para recibir esta donación y presentar a la asociación el proyecto en el que ya están trabajando. El sarcoma de Ewing es un tumor canceroso que aparece con frecuencia en los huesos de los brazos, las piernas, las costillas, la columna y la pelvis y afecta principalmente a niños y jóvenes adultos. Según explico Cuadrado, es un cáncer poco conocido, que muchas veces se considera como una enfermedad rara y que, en muchos casos, suele tener "un pronóstico muy malo y escasas alternativas terapéuticas". El programa de investigación incide precisamente "en la búsqueda de nuevas estrategias tanto para el diagnóstico de este sarcoma como para su tratamiento". 

Ana Cuadrado explicó que aportaciones como la realizada por la Junta Local de la Asociación Española contra el Cáncer de Lucena son fundamentales en un país como España, donde la investigación biomédica es muy cara y la financiación pública no es tan importante como sería deseable para dar alas a proyectos como este, "que requieren reactivos muy caros, técnicas y abordajes complicados y dilatados en el tiempo y contar con profesionales muy cualificados". De hecho, aunque el CNIO recibe ayudas de la AECC, el grupo de trabajo de las doctoras Cuadrado y Losada es la primera vez que obtiene este tipo de financiación privada.

Según Araceli Chicano esta importante donación ha sido posible gracias al estatus de junta independiente del que goza la agrupación de la AECC de Lucena, a las actividades organizadas en estos últimos años y, fundamentalmente, al gesto voluntarioso y desinteresado de tres lucentinos que decidieron incluir en sus últimas voluntades esta aportación para permitir el avance de la investigación o que, como en el caso de Manolo Lara, pusieron todo su empeño y corazón en trabajar para este fin "editando un libro de poesía y viajando por toda España para venderlo".  El libro Haikus del buen amor desde Lucena (y del mundo), con prólogo de Luis Alberto de Cuenca y epílogo de Ángeles Mora, recoge haikus de 260 autores –amigos, políticos, artistas, alumnos...– incluido el propio Lara Cantizani, unidos por el hilo invisible de su enfermedad.

Ayer, expuso Chicano, "su deseo de colaborar con nosotros y que su dinero y esfuerzo personal sirviese para salvar a otros a través de la investigación, se ha visto consumado". 

El acto se celebró en el patio interior del Palacio de los Condes de Santa Ana, y contó con la presencia del alcalde de Lucena, Juan Pérez, el director-gerente de la AECC en Córdoba, Francisco Javier Pavo Galán, y la música del dúo Anzur, formado por los violinistas Marina Rodríguez y Juan Fernández.

GALERÍA: Los 93.000 euros legados por tres lucentinos a la AECC permitirán salvar vidas a través de un proyecto de investigación sobre un tipo de cáncer infantil