jueves 30.06.2022
Lucena Hoy

CARTAS AL DIRECTOR

OPINIÓN: El Virgen del Valle no se toca, por José Manuel Mármol Servián

valle
Un grupo de alumnos camino de las aulas en el colegio El Valle. Archivo
OPINIÓN: El Virgen del Valle no se toca, por José Manuel Mármol Servián

Este martes, 7 de junio, el AMPA del Colegio Público Virgen del Valle, mi colegio, convoca una manifestación para reclamar al gobierno de la Junta de Andalucía que no se elimine la segunda línea de tres años, reclamación justa que deberíamos apoyar todas las personas que creemos en la igualdad de oportunidades.

Durante los últimos tres años y medio la Junta de Andalucía, gobernada por el Partido Popular y Ciudadanos con el apoyo externo de VOX, ha eliminado más de 2000 unidades de colegios públicos en Andalucía (250 unidades en centros públicos de la provincia de Córdoba), con el despido de más de 3000 docentes, lo que ha supuesto un deterioro sin precedentes en la educación pública. Sin embargo, hay ocasiones en las que el cierre de unidades en colegios públicos tiene un impacto mucho mayor, como es el caso del Virgen del Valle.

El colegio Virgen del Valle siempre ha sido un ejemplo de integración, de respeto a la diversidad y de tolerancia a pesar de la inmerecida fama que siempre le han querido atribuir. En mi colegio siempre ha habido una plaza para quien la necesitaba y grandes docentes dispuestos a acoger y educar, no solo en conocimientos, sino en algo tan importante como los valores, a todas las niñas y niños que formamos la comunidad educativa. Docentes como Antonio Moyano, que educaron y acompañaron a varias generaciones para que de mayores pudiésemos llegar a ser lo que cada uno quisiera: profesores, periodistas, arquitectos o profesionales especializados, o como en mi caso, poder asumir diferentes responsabilidades públicas. 

El crecimiento exponencial de Lucena pasando de ser un pueblo a una ciudad media también ha hecho crecer el número de realidades diversas, por lo que es necesario conocer el contexto social antes de tomar decisiones que tienen un impacto directo en la calidad educativa y en la igualdad de oportunidades. Cerrar una unidad en este cole supone que haya más niños por clase y que el tiempo que la maestra o el maestro pueda dedicar a cada alumno sea menor. Por la coyuntura económica y social de la zona, hay situaciones y realidades complejas, por lo que la atención que el docente presta a cada niña o cada niño es fundamental, especialmente para la detección temprana de situaciones de compensación educativa. Por ello el colegio Virgen del Valle necesita mantener las líneas y que no se recorte la atención y la calidad en la educación de las niñas y niños.

Espero que seamos muchas y muchos los que reivindiquemos que no se cierre esta línea educativa en la manifestación de la Plaza Nueva. Y si el gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla no hace caso, hay una oportunidad para decir basta a los recortes en los colegios públicos: el próximo 19 de junio. 

José Manuel Mármol Servián

Candidato al Parlamento de Andalucía por el PSOE

Comentarios